Lo que nos seduce de los hombres

Lo que nos seduce de los hombres

untitled

Hay hombre que sin ser un Adonis son lejos los machos más apetecibles para las mujeres. Hombres que exhalan hormonas masculinas y que sin saberlo, caminan seguros, íntegros y resueltos. Tras ellos, vamos nosotras como abejas a la miel, sin saber por qué nos gustan tanto, sin saber por qué no podemos siquiera dejar de mirarlos e incluso nos hace cuestionarnos el por qué los preferimos a los de tipo modelo que nos muestran en las revistas.

Y es que no quedamos indiferentes ante los hombres que gozan, que demuestran que cada papila gustativa disfruta de ese plato que le preparaste. No podemos dejar de mirar a escondidas a ese hombre grande, que nada en la piscina con tanto placer como si cada gota de agua le hiciera cosquillas en todo su cuerpo. Adoro personalmente a los hombres que nadan y que se mueven como delfines en el agua. Y me enloquecen los que bailan o intentan hacerlo, sólo porque a mi te gusta.

Nos encantan los hombres que saben reírse de sí mismos y que le dan el peso que corresponde a cada cosa. Aquellos que hablan con dominio del tema, machos informados y que son capaces de discutir sin pelear. Y sobre todo los trabajadores pero no trabajólicos.

“Me gustan los hombres que se llevan bien con los niños, me dan la sensación de que son buenos de alma”, me dice Paulina. “Me seducen los hombres que cantan”, agrega Soledad, quien confirma que se vuelve una fans al escuchar a uno que la maraville con su entonación y puesta en escena. “Caigo rendida a los pies de un hombre que juegue con la mirada, que te mantenga enganchada a sus ojos y que finalmente sólo ruegues que se acerque para preguntarte el nombre”, confiesa Sofía.

Caemos ante los hombres que muestran interés sin ahogar. Que quizás te envían un mensaje al teléfono sólo diciéndote que están pensando en ti o que quieren saber cómo estás. Pero no aquellos que nos llenan de piropos de los que desconfiamos.  “Me seduce los que no se tiran con todo el cuento de los halagos y lugares comunes de una. Sino que te conocen, te invitan a salir y sólo ahí se ponen pasionales”, dice Paula.

Nos conquistan los hombres que recuerdan esa canción que tanto nos gusta y a la siguiente cita nos la entrega en CD. Ese que es capaz de masajear el cuello y no sólo quitarte el dolor, sino que erotizar todo tu cuerpo.

¿Y en el momento culmine, qué nos seduce? Que sepa jugar, que achique sus ojos, diciéndote sólo con la mirada que quiere algo más contigo. Que te de besos ricos, de esos que no se dan en grandes cantidades, porque si no puedes perder hasta el conocimiento. “Que vaya tranquilito, sin apuro”, me dice Andrea. Que trate de encontrar tu timing, sólo porque quiere hacerte feliz.

En definitiva, un hombre de tomo y lomo, que ni siquiera debe ser guapo para hacernos pensar en él, sino que maneja el lenguaje femenino al dedillo.

lenguaje-corporal-macho-alfa-300x189

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*