10 pasos para hacer el Yab Yum

10 pasos para hacer el Yab Yum

descarga

Para aquellas que les gusta innovar en su vida sexual, les presento el modo de hacer realidad la esencia del Tantra, su posición más básica. Ésta no permite mucho movimiento, pero sí una gran estimulación y energía, que recorre tus chakras hasta perder la cabeza.

  1. Uno sobre otro. En el yab yum, el hombre se sienta con las piernas cruzadas en el suelo y la mujer se sienta sobre su regazo rodeándole con las piernas y con los brazos alrededor del cuello. Esta posición permite que ambos estén amorosamente entrelazados y sean capaces de elevar la energía kundalini de los genitales a los corazones y cerebros.
  2. No se quiten la mirada. Mientras están entrelazados, lo ideal es que ambos se miren intensamente a los ojos y traten de leer lo que el otro siente a través de sus pupilas.
  3. El bendito beso. El beso no puede estar ausente y debe realizarse con pasión, como si probaran algo acaramelado y delicioso de la boca del otro. Imagina que de sus labios cae el mejor néctar que has probado y no quieres perderte ni una gota de él.
  4. Mecerse. Mientras se besan, comiencen a mecerse suavemente, afirmándose sólo con los abrazos para mantener la postura y el lazo. Paralelamente, recorran con sus manos el cuerpo de su compañero, sin dejar de lado ningún rincón.
  5. Yum sin yab. Permanezcan sentados uno frente al otro, sin penetración, y masajéalo tiernamente. Este es el momento de sentir, de acariciarse y de hablar con las manos.
  6. Yab yum profundo. Procuren una penetración suave y limpia, en la misma posición que dijimos al principio. Luego, monta tus piernas sobre los codos de tu compañero y deja que ese cetro de luz llegue aún más adentro en tu gruta secreta.
  7. Yab yum relajado. Pueden hacer el mismo paso anterior, sobre cojines o almohadas, para estar más cómodos.
  8. Entre masajes. Estira tus piernas y apoya tus manos detrás de ti en el suelo. Esto sin despegarte de tu pareja. Deben seguir fusionados, pero el liberar las piernas permite que tus caderas queden libres y muevas menearlas al ritmo que desees, como si bailaras y lo masajearas a la vez.
  9. Un abrazo tántrico. Aún fusionados, entrelacen sus antebrazos y échate hacia atrás todo lo que puedas. Luego álzate como si estuvieras haciendo abdominales, y déjate caer suavemente otra vez. Estos movimientos más la posición con los cuerpos reclinados hacia atrás, permitirán que fluya de mejor manera el corriente sanguíneo hacia la cabeza, avivando el ardor genital.
  10. La liberación de los chakras. Si bien esta postura no permite mayores movimientos y necesita de una fusión especial, vale la pena practicarlo, ya que por su profunda penetración y la estimulación constante del clítoris, te sentirás llena de energía, la que verás salir de tu centro, recorrer tus chakras y hacerte perder la cabeza por completo.

 

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*