10 Trucos para Desatar la Pasión

10 Trucos para Desatar la Pasión

Basados en el libro de Tina Robbins (“365 trucos sexuales para desatar la pasión”), te entrego algunos consejos que harán que salgan de la rutina emocional y llene de chispa cada momento que tengan en pareja. Síguelos y ve cómo cambian y se vuelven mucho más sensuales.

 

  1. Promueve la transparencia. “Muéstrate como un libro abierto”, dice Tina Robbins, es decir, que la confianza sea la base de tu relación. Nuestra pareja debe ser nuestro mejor amigo y es a él a quien debemos contarle lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que necesitamos. De esta manera la relación se vuelve más íntima y más sólida hasta en materia sexual.
  2. Desata las pasiones. Incluso cuando tengan poco tiempo o los quehaceres los apremian, den espacio para el sexo, aunque sea uno “rapidito”. El contacto íntimo siempre hace bien a la pareja.
  1. Renueva tu lugar. Aquel lugar que sólo les pertenece a ustedes dos, renuévalo, llénalo de nuevos bríos, dale toques especiales. “Debes airear a menudo la habitación para que se oxigene. La carencia de aire limpio hace que uno se sienta cansado y sin fuerzas. Abrir la ventana justo antes de ir a la cama, hará que ambos recuperéis fuerzas”, dice la autora.
  1. Baño aromático. Prepara un baño de agua tibia en tu tina. Añádele esencias aromáticas de lavanda o rosa y enciende inciensos del mismo olor. Un poco de espuma también ayudará. Ahora entra en ella y deja algunas partes de tu cuerpo libre de burbujas y llámalo para que también se integre a este baño afrodisíaco.
  2. Almohadas eróticas. Robbins aconseja decorar nuestra cama con cojines o almohadas más sensuales, es decir, aplicando la cromoterapia. La idea es que uses colores vivos, como rojos o naranjas, ya que reactivan los flujos energéticos.
  3. Usen la lengua. Los besos y la lengua son especialmente estimulantes a la hora de un encuentro íntimo. Dile a tu pareja que te bese como un gatito desde la boca a las piernas, pasando por el cuello, pecho y vientre. Úntate, si quieres, algunos productos sabrosos como cremas o manjares, para hacer más delicioso el paso de su lengua por cada rincón.
  4. Potencia la energía sexual. Realiza ejercicios que potencien el flujo energético de toda tu zona genital. Esto es, moviendo la vagina como si quisieras aspirar el aire interno. Los conocidos ejercicios de Kegel son ideales para esto. Y los hombres deben, según Robbins, tomar “en cada mano un testículo y estíralo hacia abajo. Aguántalos en esta posición unos segundos y suéltalos de golpe”. Esto debe repetirse al menos unas 20 veces.
  5. Cambia de escenario. Muchas veces se cae en la rutina de realizar el sexo en el mismo lugar y de la misma manera. Bueno, reactiva la creatividad de tu pareja y provoca instancias para realizarlo en la cocina, la ducha, la sala, el auto o donde se les ocurra.
  1. Sequía… por un ratito. Aguantarse hace bien de vez en cuando. Tina explica que es muy beneficioso para la relación llegar al acuerdo de no tener sexo por algunos días y poner fecha para el encuentro de “regreso”. “El descanso hará que vuestro deseo aumente y que lleguéis al día de la cita con más ganas y fuerzas”, dice.
  2. Mucha picardía. “Mientras tu pareja esté hablando por teléfono con un amigo o amiga, acaricia sus genitales. Verás cómo en esta situación comprometida se excita más de lo normal”, aconseja la autora. Lo mismo ocurre si están en una reunión o una cena, rózalo de vez en cuando para encender esa chispa. O bien, llámalo y dile alguna cosilla que lo deje esperando ansioso la hora de verte.

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*