40% de las mujeres NO conoce el orgasmo

40% de las mujeres NO conoce el orgasmo

imagesTodas dicen que lo sienten, que lo viven e incluso afirman ser multiorgásmicas. ¡En serio! No conozco a una sola mujer que acepte no haber llegado al clímax en su vida y sentirse preocupada al respecto… Mentirosas… Si yo, que soy una liberal y que me devoro libros de sexología, sólo vine a sentir lo qué eran a los 30 años. Pero no, las mujeres no aceptan sus problemas sexuales, así como también no confiesan que aunque sea una vez en sus vidas se han masturbado. Pudorosas pese a estar en el siglo XXI.

Por eso es que le creo al Dr. Christian Thomas, sexólogo del Centro de Estudios sobre la Sexualidad en Chile (Cesch), quien el otro día en la radio Bío Bío afirmó que sólo en Chile, el 40% de las mujeres no consigue llegar al orgasmo por diversos motivos. Penoso, ¿no? Sobre todo porque las chilenas nos creemos tan choras en esta materia –y en casi todas- y resulta que seguimos pasándola mal en la cama.

Las razones son muchas. Desde que no nos relajamos y nos preocupamos más de cómo nos veremos haciendo el amor que sintiéndolo.  Hasta que nos toca una pareja con mala técnica y que no logra meter el gol como corresponde.

Lo importante es que cada una de nosotras sepa descubrir lo que nos gusta. Y en este sentido se viene bien la técnica del autoconocimiento a través del espejo. ¿A qué me refiero? Toma un espejo, siéntate con las piernas abiertas y sin ropa interior y obsérvate. Abre los labios y descubre cómo es su vulva y su vagina (porque no son todas iguales). Luego, si te dan ganas y estás tranquila y sola, tócate, explora y encuentra el ritmo, los puntos y los tiempos que necesitas para sentir rico. Entre nosotras: Una vez que logres provocarte tu propio orgasmo, te será mucho más fácil decirle a él cómo generarlo durante el encuentro sexual.

Pero, si nunca lo has sentido, ¿cómo podrás identificarlo si ocurre? Créeme que te darás cuenta. Pero te voy a dar algunas señales. Algunas lo definen como un espasmo que va creciendo en los genitales y se esparce por todo el cuerpo, con hormigueos en la piel e incluso con calambres  en los músculos por la tensión y la energía que se libera (según la articulista de revista Playboy Alicia Gallotti). Y otras los perciben como suaves oleadas de placer intenso que llegan a la cima para luego descender.  Dura pocos segundos, así que no te hagas expectativas. Pero es lejos una de las mejores sensaciones que vas a sentir. Te relajará, te dejará llena de endorfinas, manteniéndote en un estado de felicidad importante.

Entonces, si eres parte de ese 40% de chilenas, ponte como meta dejar de ser YA! Y conócete a fondo –textualmente- para hacerte feliz. Porque nadie más que tú es responsable de tu propio goce y disfrute sexual. Suerte!

 

 

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*