Cómo se lleva la sexualidad en la Tercera Edad

Cómo se lleva la sexualidad en la Tercera Edad

Un estudio realizado en Estados Unidos sobre sexualidad en adulto mayor, concluyó que el 48% de los encuestados sobre los 60 años se asume como activo sexualmente. De este porcentaje un 70% reportó estar satisfecho con su vida sexual, incluso más que a los 40 años, y aproximadamente un 79% de los hombres y un 66% de las mujeres afirmaron que la actividad sexual es un componente de su relación de pareja. Pero, ¿qué pasa con el otro 52%?

El campo de la sexualidad en la tercera edad es una de las áreas más difíciles de comprender, debido a la falta de conocimientos respecto a la alianza envejecimiento y sexualidad.

Así, la mayoría de las personas mayores confunde sexualidad con sexo, pero al describir la actividad sexual dejan claro que no es sólo acto coital.

Además, el preámbulo forma parte de sus relaciones, considerándolo un elemento esencial para el logro del deseo sexual y satisfacción mutua. El éxito de éstas depende de las actitudes positivas, de las experiencias previas y de la aceptación de los cambios fisiológicos del envejecimiento. Sin embargo, el desconocimiento de estos cambios puede llevar a sentimientos de angustia e incertidumbre y provocar problemas en el funcionamiento sexual con consecuencias en la salud mental y en la relación de pareja.

Todo es distinto

Los cambios que ocurren en el cuerpo y en la mente son múltiples con la Tercera Edad. Se produce un enlentecimiento en la función sexual que no significa el fin de las relaciones, sino que determina formas nuevas para llevarlas a cabo. Se produce asincronismo entre el deseo sexual del hombre y la mujer, lo que no significa ausencia de apetito sexual, pero que sí concluye en complicaciones de pareja.

Los prejuicios sociales llevan a considerar a las personas ancianas como incapaces en el aporte económico, social y sexual. Si éstos son internalizados por ellas, pueden ocasionar sentimientos de culpa,

frustración y cese del funcionamiento sexual. Y los estereotipos sexuales que privilegian la juventud, poseen mayor influencia en la sexualidad de las mujeres, provocando baja autoestima.

Los centros asistencialistas, además, no están respondiendo a todas las demandas de las personas mayores, y sólo se preocupan del abordaje biológico y no toman en cuenta su Salud Sexual.

Existe falta de capacitación de los y las profesionales de la Salud frente al tema de la sexualidad en la tercera edad, que los lleva a eludir el tema o limitarse a contestar sólo si se les pregunta.

Síntomas de la vejez

Los años no pasan en vano y en nuestro cuerpo menos. La vejez trae consigo cambios físicos que afectan nuestra sexualidad. El hombre produce menos espermatozoides, disminuye el tamaño de sus testículos y produce menos líquido seminal. Su respuesta a la excitación es más lenta y la erección menos firme. Algunas veces, incluso, hay ausencia de eliminación del líquido pre eyaculatorio, los orgasmos son más cortor y aumenta el estado de latencia.

En la mujer, por su parte, la respuesta también se vuelve más lenta. Tiene menor lubricación, provocando consecuentemente dolor en la relación (dispareunia). Disminuye el número de orgasmos y, así como el hombre, tarda más en volver a la fase de pre estimulación.

Eso se ve acentuado si el adulto sufre de estrés, depresión o usa fármacos por enfermedades como hipertensión y diabetes o es obeso.

Acción

En Chile existe la necesidad de intervención de las etapas previas del ciclo vital para un mejor afrontamiento del proceso de envejecimiento y disfrute de la sexualidad.

Las políticas, planes y programas de salud tienen en común el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores, preocupándose de la salud física, psicológica y social, pero no incluyen la Salud Sexual, lo que demuestra que la percepción de calidad de vida difiere entre el Gobierno y las personas de este grupo etáreo. Porque el llegar a la Tercera Edad no significa convertirse en un ser asexuado.

Es necesario promover el envejecimiento activo, es decir, morirse joven lo más tarde posible. Para eso es necesario crear condiciones para que el

adulto mayor tenga una buena calidad de vida también en su intimidad. Vivir una sexualidad posible, real y placentera. Tener espacios de intimidad

donde el juego sea grato y multisensorial. Todo esto ayudará a hacer de la Tercera Edad una época plena de la vida.

Mis recomendados para la Tercera Edad:

Bolitas Body&Soul 265631-21422927215229f1f5388e1

Sus vibraciones dulces o intensas son un verdadero estimulo y sus superficies estructuradas ejercen un masaje intimo de gran calidad. Estas bolas tonificarán tu base pélvica lo cual sublimará tus relaciones íntimas.

Material: Super Soft

Medida:3.5 cm diámetro

 

Esencia Afrodisíaca #9

99725-sexaphro.jpg

Poción con feromonas y orquídeas negras que son la esencia del deseo destiladas en este aromático aceite. Presencia de violetas para hechizar en combinación con musk y ámbar. Una fragante sinfonía para una seducción misteriosa.
Combina perfectamente con las feromonas naturales y el PH de la piel.
Aplicador Roll-On.

 

 

Lubricante Saborizado Secretos de Amor

223051-214982-TRES_LUBRICANTES_SECRETOS

Lubricante íntimo premium Base acuosa – Fórmula ligera y delicadamente saborizado. No contiene azúcar. Fórmula desarrollada y fabricado en EEUU especialmente para Secretos de Amor. Compatible con el látex

 

Todos estos recomendados pueden adquirirlos en www.secretosdeamor.cl

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*