Cuando él es eyaculador precoz

Cuando él es eyaculador precoz

 

tratamientos-eyaculacion-precoz¡No desesperes, no estás sola! Muchos hombres sufren este trastorno, con sus inevitables consecuencias en nuestro goce sexual y en la estabilidad propia de la pareja. ¿Cómo saber si es su caso? Una vieja teoría habla de durar 8 minutos, hoy dicen sutilmente que son los que eyaculan antes de lo que desean. Lo seguro es que eso debe ocurrirle al menos en uno de cada cuatro actos sexuales en seis meses.

Cuando lo conociste te removió todo. Te enamoraste y hoy estás encantada a su lado… excepto cuando llegan a la cama, pues él termina antes de que te empieces siquiera a entusiasmar y ni alcanzas a ver asomar la C del clímax. Claro, porque él sufre eyaculación precoz. ¡¿Qué?! No, si no es cosa de viejos… Al contrario. Y es tan masivo que hoy dos de cada tres hombres lo sufren y la mayoría jóvenes. ¿Increíble, no? Así es, pues la presión por ser tan estrellas entre las sábanas y sentirse los únicos responsables de provocar multiorgasmos en nosotras, ha hecho que nuestros hombres colapsen, al nivel de no poder controlar lo que ellos consideran su más preciada virilidad. Por eso mismo, hablarles de ello es TODO un tema. Pues no queremos que se asuste, que se deprima y menos que termine contestándote algún desatino. ¿Cómo lo ayudamos, para así ayudar nuestra propia sexualidad?

Partamos por el principio. Si bien hace un tiempo los especialistas aseguraban que el 95% de la culpa la tenía la psiquis, hoy han cedido a que el trastorno tiene una causa más integral, sin embargo, el origen más importante es el ligado al aprendizaje, a la ausencia de habilidades sexuales, ansiedad por el rendimiento y, por ende, mal control de la eyaculación. “En este sentido son determinantes las experiencias masturbatorias de la adolescencia y las primeras relaciones sexuales. Habitualmente encontramos que estos varones han desarrollado un hábito de autoestimulación particularmente rápido, tratándose de una mera descarga sin buscar la manera de prolongar el placer de la excitación previa al orgasmo”, explica el sexólogo Ezequiel López Peralta. Esto generalmente se ha dado por la culpa que les provocó el tema de la masturbación. Asimismo, si sus primeras relaciones se dieron con frecuencia en un auto o en lugares donde alguien pudiese llegar sorpresivamente, también es posible que determinaran un hábito coital. “También, no es extraño el caso de los hombres que no sabían que tenían que controlarse y demorar la eyaculación para darle más tiempo a la mujer, creyendo que un acto sexual es absolutamente espontáneo”, advierte López. En síntesis, por una mala costumbre.

Por querer ser el mejor

Vale preguntarse si actualmente hay más eyaculadores precoces que antes y quizás si lo hay. Y aunque no hay estudios que lo avalen, cuesta no pensar que no sea así, pues hoy tanto se habla del placer femenino y de cómo debe comportarse el hombre en la cama para hacerla feliz, que la presión sobre sus hombros puede llegar a ser agobiante para algunos. Por eso es que los especialistas aclaran que hay casos en que se produce este trastorno por un exceso de ansiedad por el rendimiento sexual. “La ansiedad es uno de los peores enemigos de la sexualidad, y por lo tanto el estado de ansiedad aguda puede provocar transitoria o crónicamente una disfunción sexual”, advierte el sexólogo.

Ahora bien, como dijimos antes, no todo es psicológico. También hay causas médicas, aunque son las menos. Éstas se dividen en enfermedad física, lesiones físicas y efectos colaterales farmacológicos, aunque estos últimos en la práctica son poco comunes.

Stressed Couple in Bed

¿Cómo le hablo?

Con el panorama un poco más claro, cabe preguntarse ahora, ¿cómo decirle que tiene un problema?… además de contarle que eso está afectando tu disfrute sexual… ¿Complicado, no? “La mejor forma de  ayudar a una pareja que está presentando eyaculación precoz es no molestarse, ni criticarlo abiertamente, dándole la seguridad de que el problema puede solucionarse entre ambos”, opina Esther Morales, psicóloga clínica. Jacqueline Andonegui, también psicóloga, aconseja enfrentar el tema pero con absoluta naturalidad: “Lo importante es resolverlo con tranquilidad, hablar del tema, pues inevitablemente afecta no sólo al individuo, sino a la pareja”. Para ello, las especialistas recomiendan que te envuelvas en el tema y no lo dejes a la deriva.  “El que la pareja esté involucrada en el tratamiento es muy relevante a la hora de apoyar las instrucciones que se le dan al paciente y de ser un componente en el tratamiento que ayude a bajar la ansiedad”, dice Andonegui.

Pero hay que ser honestas, lo más seguro es que al principio él se sienta humillado con la situación y con cualquier comentario al respecto. Por ello es importante que tomes la actitud adecuada. Que entiendas que él no lo hace voluntariamente ni por egoísmo, para que así lo enfrentes sin emociones negativas de por medio y se logre el entendimiento. ¡Ah! Y está absolutamente prohibido establecer comparaciones con otros hombres con los que se tuvo relaciones sexuales anteriormente. Eso puede ser letal para su autoestima y no tener vuelta atrás para la pareja.

Entonces, una vez conversado el tema, ofrécele acompañarlo al médico y cuéntale que lo mejor en estos casos es ir primero a un psicólogo sexólogo para que haga una evaluación y planee un tratamiento, la que puede contemplar una interconsulta con el urólogo sexólogo, para complementar la terapia sexual con tratamiento farmacológico.

Tratamiento en pareja

Si logras que visite a un médico y decida tomar el toro por las astas, te aconsejamos no dejarlo solo en este proceso, pues tu apoyo es indispensable para el éxito de éste. “El tratamiento de la eyaculación precoz tiene una primera etapa en la cual el hombre trabaja durante aproximadamente un mes en control individual utilizando técnicas específicas. Luego, con la colaboración de su pareja, va a aplicar ese aprendizaje en diferentes situaciones, como estimulación manual y penetración. El apoyo de la mujer es fundamental entonces para que se complete el tratamiento, que tiene una duración aproximada de 10 sesiones”, explica el director de sexoterapiaonline.com, Lic. López Peralta.

Así que no te desanimes, pues si él tiene la disposición a seguir el tratamiento y tú de apoyarlo, la eficacia del procedimiento es realmente muy alta. Por lo que no están condenados a vivir así, sino que tienes todas las posibilidades de tener una vida sexual mucho mejor con tu pareja para siempre. Y, además, podrán aprender cosas juntos y explorar en una sexualidad que quizás había estado minada por este trastorno tan avasallador. Siempre es bueno ver la parte llena del vaso, ¿no lo crees así?

Las posiciones ideales en este caso

Habitualmente las posturas que mejor se adecuan a una pareja en la que el hombre sufre de eyaculación precoz son las siguientes:

    • La mujer se ubica sentada encima del hombre, que está acostado, cara a cara. “En este caso el varón se encuentra relajado corporalmente y puede percibir mejor las señales corporales, condición fundamental para el control eyaculatorio. Además tiene menos posibilidad de movimiento (que queda bajo el control de la mujer) y las sensaciones genitales son menores que en otras posturas por la menor presión de las paredes de la vagina sobre el pene”, explica el sexólogo Ezequiel López. En esta postura, es importante que no te muevas muy brusca o fuertemente, ya que podrías complicar el control eyaculatorio de tu pareja. Deben encontrar el ritmo preciso.
    • La postura de costado, en la cual están frente a frente, también es interesante para el control de la eyaculación. “Esto es posible porque la penetración no es muy profunda, y los movimientos en general no son tan rápidos como en otros casos”, afirma López.

 

Niveles del trastorno

Es importante destacar que existen diferentes grados de Eyaculación Precoz:

-La Eyaculación Precoz grave o ultraprecoz, que consiste en un descontrol absoluto del reflejo eyaculatorio, al punto de eyacular antes de la penetración en la mayoría de las ocasiones. Incluso se produce la eyaculación con estimulación mínima o sin estimulación directa del pene.

-La Eyaculación Precoz moderada o anteportas, se produce cuando el varón tolera la estimulación precoital o los llamados “juegos previos” pero apenas penetra, eyacula y no tiene forma de manejarlo.

-La Eyaculación Precoz leve se presenta cuando el varón tiene un control relativo pero no el deseado. Ese control parcial le permite algunos movimientos dentro de la vagina, que no son suficientes para una relación sexual plena y satisfactoria, pero al menos permiten un tiempo de unión genital.

*Esta nota la escribí yo hace algunos años para Cosmopolitan.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*