Cuando la tecnología se vuelve una nueva realidad en sexualidad. Por la Ps. Karla Donoso

Cuando la tecnología se vuelve una nueva realidad en sexualidad. Por la Ps. Karla Donoso

“La tecnología es sólo una herramienta. La gente usa las herramientas para mejorar sus vidas”. Tom Clancy.

 

En general, si hablamos de sexualidad, pensamos en el contacto con un otro, en vínculos, en ritmos de relación, pero la realidad a la que estamos acostumbrados en las sociedades actuales se ha visto intercedida por una nueva realidad: la virtual.

 

La tecnología ha sido uno de los mayores avances que ha tenido la humanidad, ha permitido salvar vidas, solucionar problemas con mayor rapidez, entregarnos una mayor comunicación y hacer del mundo un lugar más interconectado. Sin embargo, también ha generado impacto en otras áreas del ser humano que son discutidas por la sociedad y por los grandes teóricos en un intento de dilucidar qué es lo que ocurre en nosotros como especie que nos sentimos tan atraídos por la tecnología.

 

La sexualidad y las relaciones de pareja también se han visto interferidas por ello, si bien en una gran cantidad de casos la tecnología aporta a la pareja y a una mejor vida sexual y emocional, en adolescentes que no mantienen un adecuado manejo de sus impulsos o de su mundo afectivo puede generar algunas dificultades en la administración de estos recursos.

 

Es muy común hoy en día establecer contactos con gente desconocida por medio de redes sociales, a pesar de los constantes intentos de las autoridades por señalar a la sociedad los riesgos que esto implica, la adolescencia per se tiene entre sus características la constante sensación de que nunca les ocurrirá nada a ellos por lo que mantienen algunos comportamientos que traen algún tipo de peligro.

 

Sumado a lo anterior, hoy existe una marcada necesidad en los jóvenes de ser reconocidos y para ello deben tener muchos seguidores y/o amigos en sus redes sociales, por lo que no escatiman en agregar gente que incluso no conozcan.

 

Muchas veces aparecen en grupos de Facebook y de whatsapp, en donde aparece gente que parece tener los mismos gustos que ellos y entonces inician conversaciones privadas e incluso en ocasiones comienzan a reunirse en algunos espacios públicos. El problema con ello es qué ocurre en casos dónde los lazos se establecen por medio de la tecnología.

 

Me he encontrado con un par de casos en los cuáles algunas adolescentes han mantenido una relación vía Facebook o vía whatsapp con gente que no conocen en la vida real, en una de esas ocasiones las cosas no terminaron bien pues la otra persona inició con un sexting que aterró a la joven quien se sintió profundamente traicionada y culpable.

 

El envío de imágenes de sus genitales o de videos de actos sexuales son una de las posibilidades que se da en estas relaciones basadas en el desconocimiento real del otro, puede volverse un arma de doble filo. Ahora bien, también he conodido historias muy lindas de adultos que han terminado casándose y se han conocido por medio de las redes sociales, no digo que no sea posible, pero sí que en el caso de la adolescencia, que es una etapa de bastante vulnerabilidad se debe tener un resguardo mayor. Recordar que dentro de la etapa de la adolescencia el grupo etáreo es más importante que la familia, ser reconocidos por sus pares es una necesidad constante.

 

Más importante aún, estas relaciones que se establecen por medio de la tecnología impiden el contacto directo con otro, lo cual claramente genera más angustia que estar tras una pantalla, nos obliga a relacionarnos también con nosotros mismos. Es grave que hoy los adolescentes puedan manejar distintos tipos de relación por medio de un celular o de una página web, pero no toleren de la misma manera el contacto directo.

 

Es algo que debemos cuestionarnos como adultos respecto a cómo estamos generando y sosteniendo los vínculos en los niños, niñas y adolescentes a nuestro cargo, cómo estamos visualizando sus necesidades y cómo las estamos satisfaciendo, todo ello puede generar una personalidad que sea más vulnerable al uso de la tecnología como medio de relación con el mundo que lo rodea y si bien yo no encuentro negativo el uso de la tecnología en los adolescentes, sí creo que se complejiza cuando la forma de conectarse con el mundo real, es solo por medio de la realidad virtual.

 

La tecnología hoy es el nuevo mundo de socialización de los adolescentes, por ello es negativo el retiro completo de los aparatos tecnológicos y las redes sociales, pero sí es importante generar un vínculo sano con nuestros hijos, configurarnos como figuras de protección y contención, de tal manera que, si dentro de la tecnología aparece una persona que esté generando daño nuestros niños, niñas y adolescentes puedan acercarse a nosotros y pedir ayuda.

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*