Discapacidad y pareja: Cómo mejorar mi vida sexual

3_21010

Qué compleja es la sexualidad. Ese es el concepto o la idea  que muchas personas tienen con respecto al tema. Pero quitemos de una vez por todas las complejidades al tema. El sexo es un acto que a mi parecer, existe para fortalecer los lazos de pareja, para poder demostrar a un otro el amor, cariño,  pasión y sin lugar a dudas disfrutar mutuamente del placer… Miremos el sexo como un acto simple, la complejidad muchas veces se la entregamos nosotros.

En el caso de las personas con discapacidad es necesario salirnos del coito-centrismo, si bien muchas personas con capacidades diferentes logran tener relaciones sexuales mediante el coito sin ningún problema, un gran número de personas con discapacidad no pueden decir lo mismo, en especial aquellos que presentan daño medular. Podemos buscar diferentes alternativas que pueden mejorar sin lugar a dudas la satisfacción sexual del sujeto y de su pareja, pero para eso debemos estar dispuestos a jugar y a explorar, mediante  por ejemplo:

  1. La Exploración de la pareja y auto exploración: Es importante conocerse, existen cientos de puntos erógenos en nuestros cuerpos que varían según la persona, es importante conocerse y conocer al mismo tiempo que es lo que le excita a tu pareja. Este simple hecho aporta considerablemente al logro de la satisfacción y placer. Aumentando los niveles de posibilidad de conseguir un orgasmo más rápido. Muchas veces la caricia, el susurro, los besos, etc. En partes que producen placer, generan tal alto grado de excitación, que deja la puerta abierta para culminar de buena forma un acto sexual.
  2. Sexo oral: Muchas personas se escandalizan con el tema, pero debemos dejar de lados los prejuicios y tenemos que aprender diferentes alternativas al coito, para que así podamos mejorar la calidad sexual, en caso que no exista una elección natural o mantenida. En España por ejemplo; se realizan cursos de esta práctica, tanto para hombres como para mujeres y muchas personas pagan por mejorar sus técnicas. Esto puede servir como un aporte, pero ¡hay que atreverse!
  3. Uso de artículos sexuales: existen un sin número de artículos que pueden ayudar a mejorar la calidad sexual, los vibradores por ejemplo, es una buena alternativa para comenzar. Muchas veces pueden servir como una ayuda que compensa en cierta forma la dificultad en la penetración.

En definitiva son pequeños consejos que aportan a la sexualidad diaria. Centrémonos en el placer, en la generación de pasión y en el desarrollo de la sexualidad no sólo centrada en lo genital, sino una mezcla en donde lo emocional, la imaginación y lo físico se transforme en un solo significado. Es importante buscar el placer sexual. Si no se puede de la manera convencional, no significa que no se pueda o que no existan otras alternativas… Depende de cada uno despojarse de los prejuicios y enfocarse en disfrutar del amor y el placer, no existen barreras para pasarlo bien y gozar del placer sexual.

Juan Agurto Cerna – Licenciado en Psicología

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *