El pene de tu vida

El pene de tu vida

Disfraz_de_Pene__4cb8339d69092Los dibujan iguales, pero ya sabemos que no todos lo son. Los hay gordos, flacos, cortos y largos, regordetes y afinados, cabezones y puntiagudos. Los hay para todos los gustos y sabores… pero todos amados por nosotras, las mujeres.

Cuando chica me obsesioné por ver uno y cuando lo vi en una porno casi muero. Era tremendo! Y yo me miraba y no podía creer que en algún minuto de mi vida eso me fuera a caber… ¡¡Y sí que cupo!!

La forma es un tema, pero el aroma también. Siempre lo digo, que la limpieza es clave para tener una sexualidad exitosa. Si no está bien aseado, seguro no hay segunda vuelta ni profundizaciones.

Ellos se creen campeones porque tienen un pene. Les ponen nombre de gladiadores. Lo muestran, lo abultan, se lo rascan y se lo tocan. Pero qué va, que el pene no es atractivo per sé… tiene que tener unas buenas bolas que lo acompañen. Porque el conjunto es todo, la armonía y el contexto.

Hay algunos que asustan. Aún  recuerdo a uno al que se le salió del pantalón en pleno beso y de lo excitado que estaba. ¡Era enorme y monumental! Y yo como era chiquitita (jajaja) me asusté y no volví a salir con él. Lo discriminé por andar con armas de grueso calibre y mostrarlas antes de tiempo.

62145__290313

La Claudia tuvo la contraria. Se besaban como locos y él dale con puntearla… El tema es que el bulto jamás apareció. Ella supuso que no había logrado encenderlo y le dio otra oportunidad. Esta vez se lo tocó. Y nada… Era tan pequeño que por eso no lo sentía. Claudia, como buena samaritana, trató de hacer caso omiso a la situación y le dio la oportunidad de demostrar lo que dicen de que ‘no importa el tamaño sino cómo se mueva’. Pero sí importó el tamaño. ¡Y tanto que le gustaba el tipo! Lamentable.

Sofía recuerda el cono de helado de su ex pololo. La punta chiquitita y la base gordita. Dice que no era la más linda que conoció, pero la hacía feliz. El problema es que al sexo oral el tema se complicaba, le atragantaba. Pero Sofía se las arregló y hubo posiciones que con él resultaron mejor que con ninguno. Además, dice que era tan sensible, que bastaba un poquito de cariño para que él le declarara su amor eterno.

El cachito de paragua podría ser nominado a uno de los más deseados. No exagerados, pero con una leve curvatura que permita estimular mejor el punto G durante la penetración. Claro, porque ellos juran que tenerlo curvo es un problema, pero lo cierto es que hay posiciones- como la del misionero o la cucharita (dependiendo de si la curva es para arriba o para abajo)-, en la que la curva justo toca el botón de los fuegos artificiales, los gritos y el inicio de la Petit Morte.

El clásico cabezón le tocó a la Jimena. Para ese sí que debió ejercitar la boca, pero sí que valía la pena. La Jime lo recuerda como uno de sus mejores. Debe haber sido también porque él se movía bien y se las arreglaba para dejarla siempre on fire.

Largo y flaco, agujón, era el del novio de la Cata. Decía que le dolía ponerse encima de él y hacerla de perrito. Sentía como si le pincharan fuertemente el fondo. Así que ella decidió comenzar a dirigir los encuentros y evitar los que le molestaban. Es que el tipo era tremenda pareja, así que el pene pasó a segundo plano.

Al final uno como que quiere al que le tocó. Lo encuentra el más bonito de todos y lo conoce a la perfección. Total el de él pasa a ser tuyo y aunque quizás no le pongamos nombre de mascota o de campeones, es la llave de muchos de nuestros placeres, y por eso hay que mimarlo, cuidarlo y decirle cuándo nos gusta que esté ahí, el pene de tu vida.

aussiebum_wjpro_hip_blk

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*