El Pene Pequeño y la Sexualidad


Todos los hombres se preocupan sobre la longitud de su miembro y creen que ello influye negativamente en la calidad de sus relaciones sexuales. Un mito urbano que se ha mantenido por siglos y que no tiene ninguna fundamentación, pero que ha afectado la psicología y autoestima de los varones. He aquí la visión de un experto, sinceras opiniones y medidas promedio por países. La conclusión la sacas tú.
Quién tiene el pene más grande suele ser el trono más requerido por los adolescentes en el colegio. Se dedican horas a ver cuánto les ha crecido, cuánto mide el de al lado y cómo hacer lo imposible para que éste crezca más. Sin embargo, no tienen mucho que hacer. Con él se nace y no se hace. Por lo mismo, deben cargar de por vida con las trancas que le provoque su tamaño y los pudores respectivos. Una carga casi congénita que generaciones tras generaciones de hombres llevan en sus hombros. A las mujeres, por su parte, no les queda más que encogerse de hombros y aceptar lo que venga, pues una vez enamoradas, hasta eso pasa a segundo plano. Entonces, ¿cómo afecta un pene pequeño a la sexualidad de pareja?
Medidas promedios
“Tengo un pene pequeño y, aunque mi pareja no me diga nada, interiormente sé, que en el sexo no rindo como es debido. Leí que hay aparatos y cirugías para alargar el miembro. Pero no me atrevo a hacer algo así”, dice nuestro anónimo entrevistado, quien como varios hombres siente que al tener menor longitud en su pene, pierde sobre todo virilidad. Pero, ¿qué es lo normal en el tamaño de un pene?
Según los estándares médicos, el pene debe medirse desde la piel pubo peneana hasta el meato uretral. De este modo, se considera la medida media del pene en flacidez de 8,8cm ± 2,4cm, estirado de 12,4cm ± 2,7cm y en erección de 12,9cm ± 2,9cm. Un pene pequeño es el que se encuentra por debajo de estas medidas.
Las estadísticas
El tamaño de los penes, al parecer, varía entre una raza y otra. Según en estudio realizado por SizeSurvey.com, los promedios en erección son los siguientes:
• Orientales: 14 cm. de longitud media.
• Caucásicos: 16,50 cm. de longitud media.
• Africanos (y afro-americanos): 15,50 cm. de longitud media.
• Hispanos (sic): 15 cm. de longitud media.
Y entre países las diferencias también son anecdóticas. El Dr. Eduardo Gómez de Diego, Director General de Andromedical, una compañía médica masculina, después de tratar a más de 2,000 pacientes interesados en alargarse el pene, realizó un estudio con el fin de derribar mitos entorno al tamaño del pene y recopiló datos científicos en más de 15 países. Los resultados confirmaron que el promedio en el mundo es de 14 centímetros, justo lo que tienen los españoles. Luego vienen los alemanes con 14,4 cm., los italianos con 15 cm., y los franceses con 16. Para América los tamaños disminuyen. En Estados Unidos, por ejemplo, el promedio es de 12,9 centímetros, en Venezuela es de 12,7 y en Brasil 12,4. Ahora bien, en cuanto a las medidas más pequeñas, éstas se encontraron en India, con 10,2 cm. y en Corea del Sur con 9,6 cm.
¿Qué provoca en ellos?
En junio del 2001 se realizó un Congreso Mundial de Sexología en Francia, en el que gran número de profesionales presentaron variados estudios respecto a este tema, confirmando que es algo que importa entre los varones a nivel universal. Incluso, se llegó a la conclusión que muchos hombres asumen que el tamaño de su pene es el responsable de todos los males sociales y psicológicos que los aquejan, es decir, creen que por ello están solos; que no logran una buena erección, que son eyaculadotes precoces, que no son del gusto femenino, que deben ocultarse de sus pares en momentos en los que pueden ser observados (camarines, urinarios) e incluso que por ello han fracasado en la vida.
Más grande, ¿mejor amante?
Eso es lo que se cree. Sin embargo, muchas mujeres han tratado de derribar ese mito señalando que no es así. “Nunca me ha importado el tamaño. Tendría que ser patológicamente pequeño, casi invalidante para él, para que se transformara en problema para mí”, dice Naty, a lo que Susana apoya, “he estado con hombres que lo tienen más o menos pequeño y lo he pasado súper bien sexualmente. Creo que me choca más cuando son muy grandes. Eso sí que me da susto”.
El sexólogo Adrián Sapetti asevera que tamaño no afecta la sexualidad de la pareja: “Hay que tener en cuenta que las partes más excitables de la mujer están en la región del clítoris y en la parte anterior de la vagina y que, además, ésta se adapta y acomoda, debido a su elasticidad al ta¬maño del pene. Desgraciadamente los varones hemos aprendido a darle primacía al pene (si es posible “grande, más de 20 cm., siempre rígido, que trabaja toda la noche”) y descuida otros factores que intervienen en el juego coitad: Caricias, besos, distintas variantes, palabras afec¬tuosas, fantasías. Si muchos varones se tomaran el trabajo de escuchar, descubrirían que eso a las mujeres también les gusta, tanto o más que la diferencia en el porte. Creemos que siempre es más provechoso tener un diálogo franco y abierto con la pareja que sufrir en silencio basándose en suposiciones. Una de las finalidades del acto sexual, amén de la procreación, es el dar y recibir placer y no el tener que pasar el exa¬men de tamaño, cantidades y medidas donde seguro que los otros van a sacar de antemano un brillante aprobado y él sólo un aplazo”.
Y continúa: “Creer que “cuanto más grande” mayor será la potencia sexual y que se provocará mayor goce es un tema con connotaciones machistas que, en muchos casos, puede causar complejos y traumas injustificados. A pesar de todos los mitos que se tejen alrededor del tamaño y que a muchos varones les quita el sueño, quiero recordar que en el fondo vaginal no hay terminaciones sensitivas relacionadas con la excitación ya que las más sensibles se hallan en la zona clitoridiana, en los labios, en la región anterior o externa de la vagina (incluido el Punto G); de manera que llegar al fondo no es el único camino del placer. Además la vagina se adapta y acomoda de acuerdo a lo que se introduce en ella, es altamente flexible a modo de cavidad virtual y no real, es decir que, estando cerrada habitualmente, en el estado de excitación – lubricación se puede adaptar a un dedo o a un pene y, en el parto, hasta dejar pasar un bebé de 4 kilos. La profundidad de la vagina es de un promedio de 11-14 centímetros, y el orgasmo femenino no se produce sólo por la penetración, sino también por el rozamiento de la región clitoridiana y los labios. Muchas mujeres no llegan al orgasmo si el clítoris no es estimulado manualmente, aunque el falo sea de gran porte”.

3 thoughts on “El Pene Pequeño y la Sexualidad

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *