El punto G masculino: Dónde y qué es

El punto G masculino: Dónde y qué es

Si bien todos han escuchado hablar acerca del punto G femenino, muchos no saben que en realidad los hombres también tienen su zona erógena por excelencia. Claro que, en su caso, el pudor puede evitar encontrarlo.

Los hombres, al igual que las mujeres, gozan del sexo no sólo por lo que ven, sino también por lo que sienten. Sus zonas erógenas son tan variadas, que con sólo acariciarlas pausadamente se puede excitar al hombre a más no poder. Los hombros, las palmas de las manos, la espalda, el pecho y las tetillas son sus otros puntos débiles en la intimidad. Pero más íntimamente, lo es el frenillo, la zona que queda justo debajo del glande (cuando el pene está erecto), y que para ellos resulta muy estimulante. Los testículos también resultan ser muy sensibles para el sexo opuesto, pero las caricias en este sector no desembocarán en un orgasmo, no al menos como el que podría tener como consecuencia la estimulación en su Punto G. Si, leíste bien, ellos también tienen Punto G. Lo que pasa es que por mucho tiempo se acalló el tema ya que se ligó sólo con el goce homosexual, no teniendo relación con ello, más que por un prejuicio machista.

Este punto G es equivalente al de las mujeres y se ubica en la glándula prostática. Debido a esto, muchos de ellos preferirán obviar su existencia en vez de probar su disfrute. Sin embargo, si tu pareja es de mente abierta y te permite hurgar en su cuerpo, realiza la búsqueda con sumo cuidado, mucho cariño, respeto y ojalá lubricación. Y es que para llegar a la próstata debes introducir un dedo unos 5 centímetros por su ano y presionar hacia su pene. Aquí encontrarás, al igual que en el Punto G femenino, un pequeño abultamiento que te señalará que estás en el lugar indicado. Quienes lo han probado no dudan en repetir la experiencia por el nivel del orgasmo alcanzado. Pero quienes tienen miedo, cuesta convencerlos. Por eso lo importante, repito, es hacerlo con amor y mucha suavidad, para evitar hacer daño.

Vale la pena ir más allá

Una vez descubierto el famoso punto G, es importante saber estimularlo, pues hacerlo bien puede provocar el estallido de uno e incluso varios orgasmos masculinos. Hay quienes comparan este placer al de los orgasmos múltiples femeninos.

Para quienes deseen probarlo, la posición que facilitará su encuentro es estando él acostado boca arriba con las rodillas contra el pecho, que para él será más excitante si tú lo pones en esa postura e inicias la exploración. Luego, hazle un suave y pausado masaje hasta que lo hagas llegar al orgasmo, que será mucho más intenso que uno normal. Ahora, si quieres provocarle un goce mayor, mientras estimules su punto G, realízale sexo oral o mastúrbalo. Sin duda, ideas para parejas audaces. Total, llegar al placer, es un juego de a dos.

¿Y qué es el punto A?

Cuando se creía que todo se había descubierto en el área sexual, en 1996 unos científicos agregaron una nueva zona vaginal que produciría con mucha rapidez óptimos orgasmos femeninos, y lo llamaron Punto A (A-spot).

Según sus descubridores, este punto estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más al fondo, entre el Punto G y el cuello de la vagina. Su estimulación, produciría más rápida y prolongada lubricación, mayor excitación y múltiples orgasmos. Las posiciones recomendadas, las mismas que para hallar el Punto G. ¿La diferencia entre ambos puntos? Descúbrelo tu misma.

punto_g_masculino

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*