El tesoro de la vulva

El tesoro de la vulva

Nude_Women_Dancing_in_RedHace un tiempo planteamos la importancia de mirarse el cuerpo a fondo y descubrir aquellas zonas que nos entregan placer y cuáles no tanto. Las invité a usar un espejo, a observarse con detención y entender qué es lo que tienen allá abajo.

Hoy la invitación es a volver a poner atención a esta parte de nuestro cuerpo, pero especialmente a fijarnos en nuestro órgano milagroso: El clítoris.  ¿Dónde está? En la parte superior de la vulva y que, para sorpresa de algunas, al igual que el pene, es un órgano eréctil que posee glande, cuerpo y raíces. Claro que lo que se asoma es únicamente es una pequeña parte de su cabeza. Esta parte es tan importante como sus raíces, del que se desprende el famoso punto G. ¿Ves que milagroso es este pequeño órgano?

Para que dimensiones su longitud, te cuento que un pene en estado de relajación mide poco más de 7 centímetros, en cambio el clítoris propiamente tal, tiene una longitud total de unos 11 centímetros (glande, tronco, raíces). ¡Increíble! Sobre todo cuando lo único que se percibe de él es la punta.

Ahora bien, no todos los clítoris son muy sensibles y los que sí lo son, no lo son en todas las etapas del mes. Así que no te sorprendas si algún día lo tienes más escondido que otros. Es parte del ciclo femenino.

¿Qué pasa con él cuando te excitas? Se hincha de sangre y se erecta, aumentando su sensibilidad. Luego, cuando llegas al clímax, vuelve al tamaño natural al cabo de un rato.

Por eso tócalo (o pídele que lo toque) con paciencia, suavidad y ritmo. La presión a veces resulta excitante, pero hasta cierto punto, pues puede llegar a resultar molesto si no está bien lubricado.

Lo curioso es que el clítoris no sirve para nada más que para dar placer (benditas seamos las mujeres!). No tiene función reproductiva, ni relación con el ciclo menstrual ni con la orina –a diferencia del pene-. Por ende, es un regalito nada más. Y como es un extra, hay que saber cuidarlo… Mantén una higiene perfecta en esa zona, porque las glándulas de la capucha clitorídea secretan una sustancia que lubrica el clítoris, pero que si no se limpia adecuadamente, se transforma en un fluido espeso y de mal olor. Consecuentemente se podría producir irritación e incluso llagas.

¿Su origen? Existe una teoría que dice que clítoris viene del hindú bhagkosha que significa “El Tesoro de la Vulva”… Sin duda, los hindúes saben de lo que hablan…

clitoris-matlop

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*