¿Eres bisexual?

¿Eres bisexual?

bisexualA quién se lo preguntes dejarás perplejo y colorado. Nadie quiere confesar sus deseos ocultos, sus lados B ni menos aquellos gustos que aún resultan tan tabú en América Latina. Pero eso es para un segmento de individuos, pues en las nuevas generaciones pareciera que el tema se puso de moda… o quizás se destrabó.

En los colegios andan de la mano, en la plaza se besan sin problema y son casi provocadores. O quizás justamente eso es lo que quieren ser: distintos, insolentes. Pero, que en la esencia, no lo son ni por si acaso.

Hay quienes creen que la bisexualidad es un instante, un desliz, una ‘probadita’ o el resultado de un momento de borrachera. Pero personalmente no creo que la bisexualidad sea cosa de una vez. Una vez quizás lo hiciste, pero si una vez te movió hormonas alguien del mismo sexo, la historia fácilmente se puede volver a repetir. Y no digo que seas gay o lesbiana, sino que hablo de que ‘algunos’ individuos de tu mismo sexo te provocan atracción sexual. Sólo eso.  Porque la bisexualidad no es una etapa de transición para decir que eres homosexual, es sólo una orientación sexual más.

Actualmente, y según la Federación Estatal Lesbianas de España, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), la bisexualidad se define como la orientación sexual de quienes sienten atracción sexual, emocional y/o romántica hacia personas de más de un género y/o sexo, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, al mismo nivel ni con la misma intensidad. “Te fijas en la persona, independientemente de su sexo, una vez puede ser un hombre, otras una mujer. La gente piensa que nos tiene que gustar más una cosa u otra, pero no. Te atrae una persona, sea hombre o mujer”, explica en un diario español Julita García, coordinadora del área de bisexualidad.

Quizás por eso es que muchos especialistas aseguran que la gran mayoría que manifiesta bisexualidad no lo es realmente. Porque tampoco la homosexualidad y la heterosexualidad radican sólo ahí: en el querer ‘tirarse’ a alguien.

Tal vez todos ocultamos un bisexual en potencia que sólo no sacamos a la luz producto de la presión que ejerce la cultura, la sociedad y la familia y, tal como lo dijo en su momento Sigmund Freud: “todos en potencia éramos bisexuales”… Frase que luego subrayaron los estudios del investigador Alfred Kinsey en la creación de la escala que establecía la orientación sexual de cada uno.

Esto de alguna manera guió al científico italiano Umberto Veronesi, quien después de muchos estudios advirtió que dentro de por lo menos tres generaciones, el mundo evolucionará claramente hacia un modelo único en el que predominará la bisexualidad.

Te espante o no. Te guste o no. La bisexualidad está y sólo tú sabes si te agrada. No necesitas gritarlo a los 4 vientos ni llevar un cartel que te identifique. Porque tu sexualidad es tuya y no necesita publicación, porque sólo se vive y se siente con total libertad.

_drama

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*