Relatos Eróticos

“Fetichista del pie” por @footmodelcl #concurso #turelatoerotico

Un día, durante el verano, como cualquier fetichista de pies andaba bien caliente. La cosa es que mientras estaba en Facebook se me ocurrió escribirle a la Martina, presentándome y contándole que estaba interesado en tomarle unas fotos a sus pies para un proyecto que tenía en mente. Obviamente pensando en que nunca me respondería. Luego de unas horas, recibí una respuesta, era Martina saludándome y preguntándome detalles sobre el proyecto. Yo no lo podía creer, fantaseaba con hacer esto realidad, mientras hablaba con ella mi corazón se aceleraba y mi pene se ponía cada vez más erecto. La cosa es que la convencí y ella acepto a tomarle unas fotos de sus pies. No me pregunten como lo logre, porque ni yo me la creía. Luego de terminar de hablar no pude evitar masturbarme pensando en lo que se me venía por delante, fantaseando mil cosas, creo que fue una de las masturbaciones  más placenteras que recuerdo.

Pasaron unos días y se acercaba el gran día para tomar las fotos y veo que la Martina me escribe diciéndome que no iba a poder juntarse el día acordado, ahí fue cuando se me fue todo el mundo abajo. Seguimos hablando por un rato y finalmente reagendamos el día. Durante los días de espera yo me sentía nervioso y ansioso. Finalmente llego el día, y nos juntamos en un parque a tomar las fotos. En un día con mucho calor, la vi llegar, vestía con un peto color naranjo  y una falda blanca hasta un poco más  debajo de sus rodillas y unas zapatillas converse blancas. Cuando la vi con esas converse se me acelero el corazón a mil, me puse muy caliente porque empecé a imaginar el olor que tendrían sus pies, estaba en éxtasis, pensaba y fantaseaba con solo poder sentir el olor de sus pies, sobre todo porque era un día con mucho calor y probablemente ella había caminado bastante.

Conversamos un rato y entonces empezamos con las fotos, se empezó a desabrochar las zapatillas y luego se quitó los calcetines. Yo estaba vuelto loco de excitación y estaba muy pendiente de que ella no lo notara. Después de que se quitos los calcetines quede impactado, había ido con una pedicure perfecta de color de esmalte rojo, unos pies realmente perfectos, eran una delicia. Después que se quitó sus calcetines le dije que me los pasara junto con las zapatillas para dejarlo junto a las cosas que traíamos (cartera, bolso etc.) y atine a decirle que se pusiera de guata con la increíble idea improvisada de que mientras se daba vuelta yo acerque los calcetines a mi nariz para poder olerlos, fue increíble, pude olerlos y tenían un olor excitante, no podía creerlo, mi pene ya estaba muy erecto y empezando a mojarse. Durante la sesión fotográfica le pedí todas las posiciones de sus pies que más me excitaran, aproveche al máximo, registre cada detalle de sus pies, hice un video también donde le pedía que los moviera. Yo no sé si en algún momento ella se dio cuenta de que estaba excitado, pero mi pene estaba que explotaba y no era fácil de fingir. Entre conversa durante las fotos le comente que me gustaba hacer reflexología, cosa que era cierta pero lógicamente porque soy fetichista de pies. Y pasando el rato me dice algo que no olvidare nunca, me dice “uuu yo feliz te acepto un rato de reflexología”, cuando dijo eso ya mi pene estaba descontrolado, no lo podía manejar, ya se me notaba lo mojado que estaba en el pantalón. En un momento vi que ella bajo la mirada directamente a mi pene y luego movió la cabeza hacia otro lado. Como que ambos nos hicimos como si no hubiera pasado nada y seguimos adelante. Ya terminando las fotos, le dije “Ya estamos listo, te hago  reflexología entonces?”, ella me dice “Si, ya bacán, me haría súper bien un rato de masajes en mis pies”. Yo no podía estar más caliente y más feliz. Ella se puso de espalda tirada en el pasto y me paso sus pies, wuooou, tenía sus pies a menos de 5 centímetros de mi nariz, podía olerlos perfectamente, su olor era increíble, olor natural a pies. No podía creer que tenía los pies de la Martina a 5 centímetros de mi nariz y en mis propias manos. Podía ver sus uñas, dedos y su pedicure perfecta. Le pregunte si se había hecho la pedicure para la sesión y me dijo que sí. Para mí era puro placer, excitación, de todo un disfrute inolvidable. Después de unos 20 minutos de reflexología, me puse a fantasear de nuevo imaginándome chupándole los pies. No me atrevía para nada, porque se podía enojar o quizás que cosa, pero también me decía a mí mismo  “quizás nunca más tenga la posibilidad de tener unos pies de una actriz algo conocida entre mis manos y prácticamente en mi nariz y mi boca”, entonces me arme de valor y fue cuando empecé acercar su pies izquierdo un poco más a mi boca, y suavemente empecé sacar mi lengua de apoco, al comienzo ella no hizo nada entonces seguí avanzando hasta que ella levanta su cabeza y me dice “que haces? Por qué me chupas los pies?” yo me quede sin palabras, un poco asustado, pero luego veo que se ríe un poco y me dice “jajaja tranquilo, sigue no más, esta rico lo que estás haciendo” yo en ese momento tuve un orgasmo, de los mejores orgasmos lejos, sentía que tenía todo mojado el pantalón, disfrute cada centímetro de sus pies, el olor, su sabor, su textura, todo. Seguimos así como unos 10 minutos hasta que se dio todo y me dijo que ya se tenía que ir, y que le mandara unas fotos para verlas y me dio las gracias por el masaje y por haberle dejado limpio sus pies (riéndose). Nos despedimos y así fue.

Un episodio de mi vida que nunca olvidare, para los fetichistas del pie, estas cosas no se cuentan dos veces.

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

2 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *