Lo que debes saber,  Lo que explota el deseo,  Tips de último min.,  Todo para la pareja

Guía del masaje tántrico para el hombre

imagesUna de las partes fundamentales del sexo tántrico es la que se concentra en los masajes. Pero no es un masaje cualquiera. La técnica del Tantra elude, hasta último momento, la zona genital. Sin embargo, llegados a este punto, el Tantra te dice cómo hacer un masaje sexual para que tu pareja y tú, logren el máximo placer. Descubre cómo…

Para el Tantra (y para mí) el sexo es sagrado y está lleno de aristas más allá de la puramente física. Y el masaje sexual es parte del sexo tántrico, pero en los preparativos conocidos como Maithuna.

Lo primero es que él se recueste de espalda cómodamente. Ubica un cojín debajo de las caderas para levantar la zona del Lingam (varita de luz) y otro debajo de su cabeza, para que pueda tener visión del masaje, esté cómodo y lo estimule visualmente.

Masajea y acaricia su cuerpo con aceites aromáticos, omitiendo rozar sus genitales.

Cuando ya notes que esté relajado, vierte una pequeña cantidad de aceite sobre el Lingam y los testículos y comienza a masajearlo suavemente.

Luego masajea suavemente la zona del hueso púbico por encima del Lingam, y después el área entre los testículos y el ano, conocida como perineo. Pasando a continuación al pene, pellizca suavemente la base con la mano derecha y asciende por el tronco. Luego retira la mano y repite con la mano izquierda. Haz esto por un tiempo, antes de pasar a tomar el Lingam por la parte superior, deslizando hacia abajo el eje, y repitiendo después el proceso con la mano izquierda.

Es importante que recuerdes que la cabeza del pene es muy sensible y merece una atención especial. Masajéala con movimientos circulares. Trata de mantener a tu pareja cerca del orgasmo pero que no llegue completamente. Esto le ayudará a controlar su eyaculación y por lo tanto logrará más orgasmos mucho más placenteros.

Mientras continúas masajeando su pene puedes buscar su lugar sagrado. Éste se encuentra entre los testículos y el ano. Se trata de un pequeño orificio del tamaño de un guisante. Masajea suavemente aquí y ves aumentando levemente la presión. Puede que se sienta un poco incómodo al principio, pero esta presión le ayudará a obtener el control de sus orgasmos en el futuro. Si ves que se acerca a la eyaculación puedes aplicar presión aquí y esto aumentará la intensidad de su orgasmo.

El resto es amor, tranquilidad y mucho deseo de quererse.

 

@KarenUribarri

 

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *