Guía para comprar una porno masturbable

Porno-para-mujeres-960x623

El viernes la Paula casi se desmayó cuando su pareja le regaló una porno. No porque era porno, sino por el tipo de porno que era: Un proxeneta se lo hacía a una prostituta de tacones enormes en un callejón a empujones y golpes. Se murió. Se le secaron todas las ganas de tener sexo ambientado por una película.

Pero él no tiene la culpa. Como muchos hombres, no tiene ni la más remota idea de cómo se hace una buena película triple X para mujeres.

Y es que una porno recomendable debe tener algunas características claves para convertirla en masturbable. Esta debe ser real, excitante y liberadora. Para conseguirla, primero hay que informarse y saber que se puede aprovechar mucho de los efectos positivos que el porno aporta a la vida sexual. Pero, ¿qué queremos? Nosotras buscamos argumentos reales (aunque tampoco tan profundos… para películas románticas tenemos otras cintas), pero sí protagonistas creíbles, gente normal en situaciones normales. Música de fondo de gusto y no que parecen ringstones baratos.

Porque en definitiva, hoy el porno es de los hombres. ¡Nosotras no nos acostamos con zapatones con terraplén, ni nos gusta que nos ahoguen con sus masculinidades! Gran parte de las mujeres quieren ver películas contadas por mujeres, de esas que nos agiten el pecho de sólo seguirlas un rato. Las mujeres también quieren primeros planos de sus eyaculaciones (si es que las tienen) y de sus orgasmos.

Entonces, ¿qué debe tener la XXX perfecta para las mujeres? Sexo oral femenino de más de 10 segundos de duración y con buenos primeros planos. Con sexo siempre consentido y no humillante. Una mujer teniendo sexo con un vestido de Armani o unos jeans y camiseta, y no actrices vestidas de niñitas púberes. Ah! Y eso que nos peguen en el trasero, qué va! En definitiva, queremos vernos a nosotras mismas en situaciones calientes. Simple.

¿Qué opinas?

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*