De todo un poco (hot),  Lo que debes saber,  Todo para la pareja

Guía para ellos: Conviértete en su ‘geisho’

untitledEllos también pueden servir a las mujeres y tratarlas como verdaderas reinas. Tal vez si funcionan de vez en cuando como sus ‘esclavos,’ pueden lograr que más de alguna de sus fantasías se haga realidad. Utiliza tu astucia y maneja la situación, desde los pies de tu ‘emperatriz’.

No sólo ellas pueden enloquecer a sus parejas convirtiéndose aunque sea una sola vez en una geisha sexy y servicial. Por eso, con el mismo sentido lúdico de la nota publicada por Zona Mujer hace unos días, les presentamos algunos consejos para que ellos traten como diosas a sus parejas y se vuelvan sus ‘esclavos’ por el tiempo que estimen conveniente… y con el fin que deseen.

1.- Organízale la vida.

Si tu mujer trabaja todo el día y no logra ordenar sus quehaceres y reuniones diarias, conviértete en su mejor asistente y organízale sus jornadas aprovechando su tiempo y dejándole, obviamente, espacio también para que lo dedique al ocio, si así lo desea.

2.- Masajéale los pies.

Una reina, como es tu mujer, merece que cada noche, al llegar del trabajo o al finalizar sus labores hogareñas, le laves los pies con agua y sal, para luego humectarlos y masajearlos, eliminando la tensión y refrescándolos al mismo tiempo. Si quieres, puedes extender este masaje al resto del cuerpo. De seguro los beneficios serán mayores.

3.- Cuídala.

Cada vez que se enferme o necesite cuidados delicados, debes estar ahí. Prepararle la limonada caliente con miel, arroparla y traerle lectura novedosa para que se entretenga en esos días de licencia. Ah, y si quiere dormir, vela su sueño con el máximo de silencio. Tú eres el responsable de su recuperación.

4.- Cocínale una sorpresa.

¿Alguna vez te comentó que su plato favorito eran los ñoquis? Bueno, prepáralos tú mismo y organiza una cena a la luz de las velas el viernes en la noche. Acompaña tu menú con un buen vino y música romántica. Le encantará la sorpresa.

5.- Báñala.

Prepárale un baño de tina caliente, con sales minerales, espuma y velas alrededor. Límpiale la espalda, lávale las manos, el pelo… La idea es que logre descansar y desconectarse del día en el agua.

6.- Entrégale una sesión de éxtasis.

Una noche, prométele que ella será tu Diosa y tú su esclavo. Harás todo lo que ella te diga y te someterás a sus órdenes con gusto y dedicación. Tu objetivo final sólo será entregarle el máximo placer, aunque debas postergar el tuyo.

7.- Obséquiale maravillas.

Sólo un hombre como tú sabe lo que ella necesita o desea. Cada día, entrégale un regalo sorpresa con una nota donde le manifiestes tu más sincero amor. Si no puedes regalarle todos los días algo especial, al menos hazlo una vez al mes. Que se note que te la juegas por ella y que deseas mantenerla encantada a tu lado.

8.- Mándale serenatas y flores.

Que en su oficina la envidien sus compañeras por tener un hombre tan especial a su lado, cada vez que un hermoso ramo de flores o una serenata de mariachis lleguen a animarla.

9.- Mantente en forma.

Un ‘geisho’ que se aprecie como tal, debe mantenerse en forma, lucir las mejores prendas, oler perfumes caros y estar siempre muy bien presentable. Debes ser digno de lucir en público y de orgullo para quien te acompaña.

10.- Dale espacio.

No la ahogues. Un ‘geisho’ sabe cuándo es hora de dejarla sola para que ella disfrute del tiempo consigo mismo o con sus amigas. No puede pasar todo el día contigo, también necesita un respiro y tú debes dárselo con muy buena gana. De esa manera, volverá al nido más feliz que nunca porque tiene todo lo que siempre quiso.

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

One Comment

  • Nicolas

    Te faltaron algunas clásicas:

    11.- Masaje en la espalda: no falla con aquellas que trabajan frente al computador por mucho tiempo. Si lo haces con aceite, mejor aún. La ventaja para nosotros, se dejan desnudar sin chistar.

    12.- Sacarla a bailar: Las mujeres “catan” con la mirada a los hombre que saben moverse bien en una pista de baile, o en una reunión social. Giles son los que van a bailar y sólo se quedan en la barra con la cervecita en la mano. Inteligentes los que van a cenar y luego a bailar. El bonus viene después.

    13.- Escúchala hablar: hay veces que las mujeres hablan de sus problemas no sólo porque buscan una solución, sino porque solamente quieren ser escuchadas. Y no pongan cara de aburridos los machucados, apaga la tele y escucha.

    14.- Cuando vaya a comprar ropa, acompañála: esta parte del manual es algo latera, para que vamos a decir una cosa por otra, pero se puede ver con otro ojos: acompáñala a comprar ropa y también al mostrador (ahí se pone entretenida la salida). Incítale a que, de pasadita, se pruebe ropa interior. Con eso se paga el viaje al mall perrito.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *