Guía para obtener mejores orgasmos

untitled

untitledSi obtuviste uno ya es meritorio, pero tener uno con fuegos artificiales como en las películas es muchísimo mejor. Para ello, a continuación, te mostramos cómo lo puedes hacer para alargar ese goce e incluso cómo triplicarlo. Toma nota, practica y averigua qué es mentira acerca de ellos.

Que uno es suficiente no es cierto, y más cuando existe la posibilidad de tener muchos y de grandes intensidades. Por eso no te conformes con poco y explora tu sexualidad sola o con compañía. Lo importante es que desarrolles tus potencialidades y talentos en torno a tu cuerpo y a lo que puedes llegar a sentir. Una vez que estés conforme con las satisfacciones que logras, podrás tener una vida sexual en pareja realmente envidiable. Con este objetivo en la mira, te entregamos algunos consejos que podrán ayudarte a conseguir el cometido y orientarlo también a él a llegar a él.

 

1.- Tiempo y paciencia. Pídele que haga el mayor esfuerzo por hacer tardar su orgasmo. Está comprobado que para ambos es mejor el clímax si él ha aprendido a controlar sus eyaculaciones en pro de algo mejor, ya que la intensidad es mayor. Para ello te recomendamos que lo ayudes a probar parar varias veces cuando comience a sentir que llega al orgasmo y así logrará identificar las sensaciones previas a éste y podrá manejarlo con mayor propiedad.

2.- Ejercitar los músculos vaginales. El tener control de nuestros músculos más íntimos ayudará a mejorar nuestra vida sexual. Por eso, durante la penetración, contrae los músculos vaginales, como apretando fuertemente. Y una vez que llegues al orgasmo, no te sientas por satisfecha, sino que trata de disfrutar cada milésima de segundo del clímax y extiende tu cuerpo para seguir sintiendo más y viendo si puedes provocar otro. Ahora bien, fuera del coito, la mujer debe seguir realizado sus ejercicios de Kegel, los que se pueden hacer interrumpiendo, por ejemplo, voluntariamente la micción de orinar.

 

3.- Optar por la masturbación mutua. De esta manera, ambos controlarán los tiempos del otro y extenderán el placer intencionalmente. Además, la masturbación ayuda a mantener la excitación, acrecentarla y aumentar el conocimiento de los puntos erógenos de la pareja, y de uno mismo.

 

4.- Di sí al sexo oral. Está comprobado que la mayoría de los orgasmos en las mujeres ocurren fuera de la vagina, específicamente por estimulación clitorídea. Por eso, es bueno que de vez en cuando –o siempre, según gustes- se practiquen sexo oral, porque así podrás generar clímax externos, alargarlos cuanto puedas –y pueda tu pareja- y luego seguir provocando otros al interior de tu cuerpo. En este sentido, es recomendable la penetración inmediatamente después de haberse logrado un orgasmo clitorídeo, pues todo está más sensible, lo que ayuda a provocar mucho más.

 

5.- Busca nuevas posturas. No te quedes siempre con la misma. Varía de posición a medida que vayas sintiendo sensaciones más placenteras. Rodéalo con las piernas, levanta el vientre, eleva los glúteos, extiéndete, etcétera. Tú sabes mejor que nadie qué es lo que te gusta. Pues entonces busca la postura para encontrarlo. Mientras más te muevas, más fácil será que logres encontrar tu punto G y obtener un orgasmo de dimensiones.

 

6.- Quiere tu cuerpo. Gran parte de las mujeres no llegan al orgasmo porque se sienten incómodas consigo mismas. No quieren ser vistas desnudas, están preocupadas de cómo se ven y de qué posiciones impiden ver esos rollos que le molestan. Pues entonces, prepárate sicológicamente para enfrentarte a este tema. Date un baño de espumas, relájate, humecta tu piel, cepilla tu pelo, aplícate perfume y elige las prendas que a tu juicio más te favorezcan… Luego, disfruta cada momento, cada caricia, cada beso. Haz todo tu esfuerzo para concentrarte sólo en lo que está ocurriendo y verás que la sensualidad aflorará naturalmente.

7.- Relájate previamente. Cuando la mente y el organismo se encuentran tranquilos, relajados; las sensaciones siempre son mayores. Así, la mujer responde mucho mejor a la estimulación, se lubrica con mayor facilidad y mejora su disposición frente al tema. Y es que sabido que para las féminas, el sexo parte por la mente y luego llega al cuerpo. Por eso, aquellas que viven estresadas o tienen muchos problemas en la cabeza, no logran lubricarse ni disfrutar del encuentro sexual, y menos lograr un orgasmo. Entonces, es necesario mantenerse serena, lograr un ambiente adecuado, el apoyo de la pareja y, por supuesto, el cariño y la paciencia para liberar las sensaciones a cabalidad.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
About

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

No Comments

Leave a Comment