“Historia de ascensor”, por AndyR #concurso #turelatoerotico

Había pasado un tiempo sin salir a una fiesta, el viernes nos habíamos programado para salir con una amiga, estuvimos viviendo mucho tiempo en el mismo edificio nos juntábamos cada 15 días en su departamento o en el mío a tomar unos tragos de whisky, no había pasado nada hasta ese día. La voy a dejar al ascensor… ella vivía en el piso 15vo y yo en 6to… cuando llega el ascensor venia una pareja besándose apasionadamente y como estábamos algo tomados en vez de darnos vergüenza le dijimos casi a coro “que rico” y mi amiga me dio un beso en la boca y me dice no sería malo hacer estas cosas y el ascensor parte.

Luego de esa escena y el beso de mi amiga quede con unas ganas enfermas de hacer lo mismo, siempre me ha gustado que me vean acariciar o más aun tener sexo en público. Como habíamos programado una salida para un viernes y después del beso antes de subir al ascensor pensé en jugármela en el ascensor, al conocernos tanto sabemos que nos gusta, nos contábamos nuestras perversiones e ideas calentonas. Fuimos a un bar en Providencia y nos servimos unos ricos whisky.

Nos reímos mucho, entre conversa y conversa salió lo que habíamos visto en el ascensor y el beso… me había contado en ese momento que andaba en sus días y andaba muy deseosa de sexo. Así que mi idea de hacer algo en el ascensor daba para intentarlo. Ella andaba con una mini y unos pantys con ligas y una blusa delgada que, hacía notar toda su figura, ya cerca de las 3 am. y con unos cuantos tragos de whisky en nuestros cuerpos y algo calientes con nuestras miradas, conversaciones decidimos irnos. Al salir del bar ella me toma la mano yo se la aprieto y la tomó de sus caderas y le doy un beso apasionado y no la suelto por un rato, nuestros cuerpos se movieron como uno solo durante un rato.

Ya rumbo al edificio donde ambos vivíamos, no dejaban de cruzar sus miradas de calientes y deseosos de piel, separados en el asiento del auto pero la rozaba con mis dedos en sus piernas. Esa señal que me dio me encanto tendió abrir sus piernas ante lo que hacía, el viaje se hizo corto (vivíamos en Santiago centro).

Entramos al edificio por la parte del estacionamiento, en lo oscuro del estacionamiento nos abrazamos, nos dimos un largo y exquisito beso apasionado nuestras lenguas se movían frenéticamente en nuestro beso

Recorría su cuerpo mientras nos besábamos tomaba su pelo y la apretaba a mi boca para besarla mas intensamente, le besaba el cuello y le respiraba, le mordía con mis labios su cuello. Ya estábamos muy extasiados, la tomo de la mano y que llevo hacia el ascensor y ahí le digo que me encantaría seguir jugando en el ascensor y me queda mirando con una cara de caliente, que me toma no precisamente de la mano y me atrae a ella y nos besamos más rico aún.

Con esa actitud que me encanta de ella entramos al ascensor del estacionamiento, íbamos subiendo cuando para nuestra sorpresa en el siguiente piso de los estacionamientos sube la pareja que vimos la vez anterior, sin dejar de besarla y manosearla ellos se suben y nos miran con una risa picaresca y pasando el vestíbulo detienen el elevador y es cuando ahí mi lado pervertido sale a relucir.

Masajeo su cuerpo levanto su falda y veo que su tanga roja con detalles la tiene mojada por lo que estuvimos haciendo y por su instinto de hembra. La tomo en brazos ella cruza sus piernas en mi cintura y le digo al oído “esto es lo que mas he deseado, que nos vean hacerlo en el ascensor”.

Con lo que le dije empezó a dar unos gemidos de placer por lo que estábamos haciendo, me empieza a lamer el cuello y mientras la afirmaba en la pared del ascensor, abrazada a mi sentí su humedad por encima de su tanga, la olí y el aroma  que expelía de ella, ufff qué rico lo que estamos haciendo me decía, su blusa dejaba ver  sus pezones erectos y paso mis dedos por encima de ella y deja un suspiro en mis oídos, ante esto nuestras lenguas frenéticas en nuestros besos, me pide bajarla y se apoya en la pared unos segundos, sus piernas tiritaban de lo excitada que ya estaba, abre mi pantalón y empieza acariciar mi pene.

La pongo de espalda a mí, con los espejos del ascensor a su merced para que mire todo a su alrededor, la otra pareja sigue en lo suyo y me ve como la manoseo. sus tacos altos me dejan a disposición todas sus piernas y sus muslos, su cola la tiene durita y la abrazo por atrás y vuelvo a morderle su cuello con mis labios y da un gemido fuerte. Nos quedan mirando nuestros vecinos y siguen en lo suyo… le tomo sus tetas y por encima le aprieto con la yema de los dedos sus pezones y se empieza a mover como si bailase en mí. Le susurro cosas ricas al oído y le sigo dando eso masaje que la encienden más. Bajo lentamente por su espalda, llego abajo luego de manosearla y siento su olor de hembra y me deja loco … ya más húmeda su tanga que antes le paso la lengua por su piel me pongo de pie y empiezo a recorrer su piel entre la tanga y ahí siento su húmeda, la voy siento de apoco y lentamente para que vaya moviéndose un poco más, toma mi mano y me dice…

“Quiero verlos follar dice mi amiga y quiero que nos vean también”. Al escuchar eso ellos nos invitan a su departamento, tomo su entrepierna con mi mano abierta y ella no me suelta mi pene… y los miramos diciéndoles, ¿vamos?

 

 

 

 

2 thoughts on ““Historia de ascensor”, por AndyR #concurso #turelatoerotico

  1. Es increíble que un relato así,simple,sin formalidades con palabras sencillas,te haga humedecer la ropa interior.creo que el escritor encerró varias fantasías en un relato,lo que hace que sea un placer leerlo y nos deja con ganas de leer la otra parte de la historia…o de vivirla.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *