Relatos Eróticos

“La aventura de Alicia”, por Cristian #turelatoerotico #concurso

Una mezcla de nervios, ansiedad, pero por sobre todas las cosas, Alicia tenía una curiosidad enorme por pasar una tarde con Martín. A él lo conoció en una fiesta de una amiga y de inmediato le intrigó su personalidad. Después de tantas conversaciones, Martín le confesó que estaba casado. A Alicia le atrajo de inmediato su estado civil pues no le interesaba un romance ni nada. Fue así que accedió a juntarse con el. Días antes, ella puso condiciones a las cuales Martín accedió:

  1. Si ella decía no, era no.
  2. Lo que pasaría esa tarde, se quedaría para siempre bajo esas cuatro paredes.
  3. Jamás habría que tener arrepentimientos por ambos.
  4. Nada de llamadas, ni WhatsApp, ni chats por las noches. Y la última condición.
  5. Prohibido enamorarse.

Una vez acordado esto, llegó el día de la junta. Ella llegó al lugar que habían acordado. Alicia realmente estaba nerviosa, aunque sabía ocultarlo. Ella estaba vestida con un vestido negro, medias negras y zapatos de taco alto. A Alicia le gustaba vestirse así porque se sentía muy femenina. Martín estaba vestido de forma casual, muy varonil. Sin mayores preámbulos caminaron un largo pasillo, donde al final de éste, había una escalera que conectaba al segundo piso. 

Aunque ambos estaban nerviosos, el vino, la conversación y las risas ayudaron a hacer desaparecer esos nervios. Poco a poco, Martín se acercó a Alicia y de la nada sus labios estaban en su cuello. Ella se dejó llevar. Se empezaron a besar apasionadamente y ya nada importaba, los nervios, la ansiedad y la sensaciones de culpa empezaron a quedar atrás. 

Martín le sacó el vestido y Alicia quedó en ropa interior. Las manos de Martín se perdían entre sus senos, su trasero, sus piernas. Ella se dejaba llevar, lo besaba, le recorría su espalda, el pelo. A Alicia le encantaba estar semidesnuda y le excitaba aún más verse de esa forma y ver a Martín vestido, sentirse así de dominada la llevaba al cielo. Mientras Martín empezó a estimular su clítoris, Alicia comenzó a tocar el pene de Martín y luego bajó para meter su pene en su boca. Estuvo mucho rato ahí y comenzaron a masturbarse mutuamente. La lengua de Martín se fue directo a su vagina y sus dedos recorrían su interior. Alicia estaba en llamas. Fue ahí cuando Alicia no aguantó mas:

-“Te quiero dentro mío, ahora.”

Martín obedeció y comenzó su penetración. Recorría todo su interior. Alicia estaba completamente húmeda. 

Martín fue lento en un principio y después ya la penetraba con rapidez y dureza. Martín le agarraba el pelo, ella sudaba y gemía. Mientras era penetrada, ella hundía sus uñas en la espalda y aunque ambos sabían que no podían quedar marcas en sus cuerpos, ya no les importaba nada. Alicia quería subir sus piernas sobres los hombros de Martín y el obedeció. Luego, Martín penetró por la cola y Alicia, finalmente, tuvo un orgasmo duradero y su grito recorrió toda la habitación. Al cabo de un rato, Martín también tuvo un orgasmo y acabó encima de ella. Ambos rieron y decidieron volver a juntarse únicamente para tener sexo. Probaron nuevas cosas y cada vez que se juntaban, las experiencias fueron subiendo: amarres, juguetes, fetichismo. Lo importante es que cada vez que se juntaban lo disfrutaban sin tapujos. 

Con el tiempo, los encuentros sexuales entre ambos se fueron reduciendo hasta que a los dos años, Alicia se fue por un buen trabajo al sur de Chile y con el tiempo supo que Martín se había separado. A pesar de todo ello, Alicia lamentó lo que le ocurrió, sin embargo, aún le quedan los recuerdos de esas calientes tardes junto a Martín. 

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *