La historia HOT de Forrest Gump – Sexualidad & Discapacidad

La historia HOT de Forrest Gump – Sexualidad & Discapacidad

Hola, te cuento que ando en silla de ruedas hace bastantes años, soy tetrapléjico, es decir quedé bien cagao físicamente. Mi lesión es desde la cervical hacia abajo
El tema es que nunca me eché a morir, me gusta la vida y si me tocó moverme sobre ruedas, así será nomás…no por eso vamos a dejar de sentir, de vibrar, de pasarlo bien y de, por supuesto, tener necesidades naturales, es decir: gozar del sexo.
Tengo varias historias (risas) que podría compartir. Unas chistosas, otras frustrantes, de mucho amor y otras de puro cachondeo. ¡Si se puede oh! Sáquense esas barreras mentales. Ya los/as quisiera ver a ustedes si quedan en silla cómo harían lo que fuera por ser sexualmente activos. Al final se darían cuenta que si, si se puede.
Ya estoy cerca de los 40 y por ahí por los 25 tuve una relación con una mujer casada, en serio casada y con 4 hijos. ¿Me arrepiento? No. ¿Lo volvería a hacer? No, no es lo correcto. Creo. Ella era instructora de yoga y yo un weón bueno pa’ los asados y el carrete. En ese tiempo estaba bien reventado.
Ella tenía 38 y yo 25. Mi sueño se hacía realidad: tener una relación con una mujer mayor. Siempre me calentaron las “viejas” no sé porqué, pero siempre, hasta hoy me siguen gustando mayorcitas. La mina me vino a hacer reiki y a la segunda sesión ¡PAF! calugazo CTM! Yo no me la creía, era muy rica y como era casada, pensé que era imposible. Pero no, se dio y fueron más de 4 años de relación.
Al contrario de lo que muchos pueden pensar, ella era bastante tímida y con poca experiencia. Estábamos en las mismas, antes de ella yo poco y nada en experiencias de la cosa sexual. Así que, pa’ que les voy a mentir, me cagaba de miedo, pero la gozaba igual, era un sueño hecho realidad.
Cuando me venía a ver, yo la esperaba acostado (nunca tan wn) y ahí empezaba el “regaloneo”. Nos empezábamos a besar y su manito automáticamente…debajo de mi jeans. Me tocaba mucho y ahí me di cuenta que mi compadre respondía, se ponía en posición firme al toque. Después me hacía (mucho) sexo oral uuuhh me acuerdo y este otro se pone saltón. ¡Lo hacía rico y me dejaba loco!
Así pasó el tiempo y fuimos descubriendo nuevas técnicas. Hasta lo hicimos en su auto po wn! Yo me sentía todo un macho alfa, un lomo plateado. A pesar de mi alta lesión, mi autoestima jamás se vio afectada, agradezco eso a la vida.
Con ella, lo pasamos muuuy bien. Nos enamoramos, reímos, descubrimos, lloramos, las vivimos todas. Lo importante es que me hizo sentir hombre, macho, nunca diferente. Agradezco que existan mujeres como ella, no son habituales y, creo, deberían serlo.
Me acuerdo de que una vez estábamos en plena faena y llamó su esposo ¡OUCH! Y bueno, este fue el causante de las lágrimas. ¿Por qué? Porque después ellos se arreglaron y cagué po, volvieron más fortalecidos (gracias a mí) y hoy viven felices para siempre. Eso, al contrario de darme lata, me pone feliz. Ella es una gran mujer y se merece lo mejor.
Hoy la recuerdo con mucho cariño, mientras sigo mis andanzas por la vida. Estoy soltero hace 6 meses aprox. y mal no lo pienso pasar, al contrario, soy un gozador y así será hasta el fin de los días.
Abran sus mentes chiquillas, no nos vean como niños, somos hombres y hacemos cosas de hombres. Y si no podemos mover los dedos, tranquilas, con la lengua hacemos maravillas.
Con cariño:
Forrest Gump.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*