La vida sexual luego de los hijos

La vida sexual luego de los hijos

Luego de los hijos la relación de pareja cambia ya que se incorpora un nuevo rol a la vida que es el ser padres. Esto genera menos tiempo para tener momentos de intimidad en la pareja tanto para la actividad sexual como el espacio para compartir juntos otras actividades. A esto se suman los cambios corporales que ocurren en la mujer con el embarazo, parto y lactancia más el cansancio que genera el cuidado de un recién nacido. Todos estos factores pueden afectar la vida sexual en la pareja generando desde algunas dificultades menores hasta la aparición de disfunciones sexuales. Retomar la vida sexual luego del parto para algunas parejas es un proceso que se da sin grandes dificultades, mientras que para otras puede ser un proceso más complejo.
Para facilitar el inicio de la vida sexual luego de haber tenido un hijo es importante intentar darse los espacios para la vida en pareja más allá del rol parental. Crear momentos en que se puedan mantener conversaciones o realizar actividades que no estén relacionadas solo con el ser padres y los asuntos domésticos. Retomar las cosas que se hacían cuando se pololeaba como por ejemplo ir al cine, salir a bailar, a comer o pasear solos. Si bien puede ser complejo darse el tiempo cuando hay hijos es importante poder hacerlo ya que desde esos espacios es más fácil que surja el deseo que desde los la cotidianidad de las actividades del hogar.
Otro punto importante es que la mujer se vuelva a sentir cómoda con los cambios que han ocurrido en su imagen corporal. Por otro lado algo que facilita que se pueda retomar la vida sexual luego del parto es que los cuidados del hijo sean compartidos por ambos ya que esto hará que el cansancio de la mujer sea menor y por lo tanto un factor que disminuye el deseo sexual que es el cansancio estará menos presente. Además el compartir los cuidados del nuevo integrante de la familia genera que sean ambos sean parte de esta etapa y que no sea la mujer quien se encuentre más sola en este proceso generando más unión en la pareja.
Muchas de las dificultades que pueden surgir al retomar la vida sexual luego de tener un hijo pueden solucionarse teniendo paciencia, respeto por los tiempos de cada uno y conversando en pareja de los problemas que pueda haber. Sin embargo en ocasiones esto no ocurre y se pueden generar algunas disfunciones sexuales tales como falta de deseo sexual, y dificultades en la excitación tanto en la mujer como el hombre o dificultades en el manejo de los tiempos de eyaculación. Algunos de estos problemas pueden surgir de la adaptación a esta nueva etapa, el cansancio, los cambios corporales y la baja frecuencia sexual que puede haberse generado; pero otros pueden ser problemas que vienen previamente y solo aumentan en esta etapa.
Si no se logra solucionar la dificultad conversando en pareja se recomienda buscar ayuda especializada de un sexólogo. Los problemas sexuales tienen solución y en muchos casos es sencilla si se busca ayuda oportunamente. Sin embargo al pasar el tiempo las disfunciones sexuales pueden complejizarse agregándose otras y afectar la relación de pareja lo que hace más complejo el tratamiento.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*