Las películas pornográficas y las mujeres. ¿Nos gustan?

Las películas pornográficas y las mujeres. ¿Nos gustan?

Por años el mundo de las triple X ha estado destinado a los hombres principalmente. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, canales como Playboy están tratando de capturar el segmento femenino con películas un poco más suaves y con más hombres en pantalla. ¿Qué opinan ellas sobre la pornografía?, ¿les gustan las películas hot?, ¿las rechazan? Averígualo en las siguientes líneas.

La sexualidad no ha sido siempre un tema fácil para las mujeres. Durante años se habló del él en los pasillos, pero no se tocaba el tema en público por tratarse como tabú. Luego, con la liberación, las mujeres comenzaron a atreverse y a exigir sus derechos en las relaciones sexuales, y en otro temas también. Sin embargo, la mayoría fue criada sexualmente a escondidas, por lo que sus genitales en primer plano, como se muestran en las películas pornografías, pueden ser muy chocantes para las féminas. Y no sólo eso, sino que también la manera en que son tratadas las mujeres en estas cintas, exacerbando todo lo que tenga que ver con el placer masculino y cosificando a la protagonista. Esto, inevitablemente, provoca rechazo y molestia por parte de las espectadoras de su mismo sexo, quienes incluso ponen caras de dolor al ver escenas un poco más fuertes en materia sexual. Esta es una de las mayores razones por las que las mujeres no son grandes clientas de la pornografía y acuden a ella, en su mayoría, cuando sus parejas así lo requieren. Sin embargo, el mercado de las triple X sigue intentando cautivarlas, modificando sus contenidos, e incluso editando las secciones que tanto molestaban a las féminas.

¿Y ellas que piensan al respecto?

Paula tiene 29 años y está casada hace uno. Para ella la pornografía no está hecha para las mujeres, por lo que en realidad no le provoca mayor interés. “No me produce nada”. Emilia, de también 29 años y 3 de pololeo, también opina de manera similar. “No me interesa. No la encuentro mala, peor nunca me ha interesado. Mira, con un pololo arrendábamos películas e igual era entretenido, peor no es algo que necesite. De vez en cuando está bien”. Soledad, de 30, también va por la misma línea. “He visto con mi pololo, pero más que nada porque a él le gusta y lo excita. Pero a mí no me produce cambios. O sea, puede estar o no, porque me da igual”.

Susan, de 34 años, va un poco más allá. “Depende del tipo y de mi estado de ánimo. En general la encuentro fea, muy obvia. O sea, todo es inmediato, las erecciones son eternas y las mujeres además de perfectas, están siempre dispuestas a todo y por todos lados. Creo que la pornografía es una exageración de la realidad, como una gran metáfora de la sexualidad, donde el hombre es el rey y la mujer un objeto. Prefiero el erotismo. Es más sutil. Y también los comics”.

Porno para ellas

Si la pornografía actual no logra cautivar a las mujeres, entonces, ¿cómo debería ser esta? Susan dice que “centrado en las mujeres, menos obvio pero porno, con erotismo femenino”. Karina apunta a la imagen. “No me gusta ver todo el tiempo mujeres espectaculares y hombres con caras de gays o viejos feos. O sea, si hay chicas lindas, busquen hombres iguales. Si no es necesario poner a los más potentes. A nosotras nos gustan normales, pero varoniles. Además, me carga ver escenas imposibles, como parejas haciéndolos eternamente, como si se pudiera estar cogiendo por más de 30 minutos. Lo enfocaría distinto y sin tantas escenas degradantes para la mujer, que llegan a dar asco”.

Sin embargo, nuestras encuestadas afirman que no tienen problemas en ver películas porno en pareja si ellos lo sugieren, pero que su erotismo no varía producto de ella. Esto también se ha visto reflejado en las estadísticas que llevan canales como Venus y Playboy en Argentina, donde se descubrió que hace cerca de cuatro años, las mujeres han comenzado a consumir pornografía pero en pareja. Martínez Lacarrere, gerente de marketing de los dos canales para adultos más famosos del país trasandino, dijo al Clarín: “El 61% del público femenino nos mira con sus hombres, el 15% con sus amigas o amigos y 19% lo hace en soledad”, a lo que añadió, “acompañando la nueva costumbre femenina, durante el año pasado, la cantidad de suscriptores de Playboy TV subió un 33 por ciento y la de Venus, un 10 por ciento”. Y aunque los índices siguen siendo comparativamente más bajos que en los hombres, no deja de sorprender la apertura de mente con la que están tomando las féminas este tema. Claro que también ha habido un cambio en la actitud de los creadores de estos filmes pornográficos, quienes han comenzado a integrar mujeres en sus equipos e incluso han aparecido guionistas mujeres, por lo que en algunos filmes ha bajado considerablemente los primerísimos planos de penetraciones, las escenas de violencia y humillación femenina, una de las mayores recriminaciones que hacen las mujeres a este género cinematográfico.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*