Lo amo… pero no lo tolero. Problemas de pareja.

Lo amo… pero no lo tolero. Problemas de pareja.

¿Qué se hace cuando estamos profundamente enamoradas de alguien, pero él tiene una característica o hace algo que no podemos aguantar? Y es que no siempre podremos cambiar al otro a nuestro gusto, aunque no soportemos una parte de su persona. Entonces, ¿qué hacemos?

Si bien el amor es ceder, comprender, sobrellevar y apoyar; hay veces en que simplemente no logramos soportar una característica del otro y eso pone expone la relación a constantes peleas e incluso puede llevarla a su fin. Sin embargo, lo seguimos amando… Entonces, bien vale el esfuerzo de intentar solucionar este tema:

1. Lo primero es aceptar que puede existir la posibilidad de que en el fondo de tu ser deseas tener la característica que en el otro condenas. Por ejemplo, si él es desordenado y tu no soportas eso; tal vez tu esencia tiene reprimida esa área y deseas ser desordenada como una adolescente. Esto es algo muy difícil de aceptar, sin embargo, existe la probabilidad de que así sea. Y, en definitiva, si su desorden tanto te molesta, ¿por qué estás con él?, ¿por qué no buscaste uno que siga tu orden? Cuestiónatelo.

2. Una vez que hayas definido la o las características que realmente te molestan, plantéaselas a tu pareja y hagan ejercicios al respecto. Es decir, conversen de lo que no soportan del otro y comprométanse a hacer un cambio a modo de prueba. Luego, hable de por qué le molestan tanto esas situaciones y descubran juntos la raíz del problema. Tal vez existe alguna tranca del pasado que está relacionado y consecuentemente suprimió esta actitud. La idea es identificarse con el otro y comprenderlo.

3. Si ninguna de las partes quiere hacer el esfuerzo de encontrar la esencia del problema y hacer el esfuerzo de cambiarlo; tal vez deban hacerse un estudio interno y analizarlo individualmente antes de enfrentarse al otro. Luego, juntos, evaluar si realmente se desea estar con el otro y si se hará el esfuerzo necesario para seguir.

4. Analizar los deseos de intentar transformar al otro, y tomar en cuenta la posibilidad de que más que molestia, estamos inmersas en una verdadera lucha de poderes dentro de la relación. Hay muchas personas que encuentran en los desacuerdos o discusiones un lugar para demostrar quién lleva el control o quien manipula a quien.

5. Finalmente es importante compartir sus temores de que otra persona tenga el rol de una situación, porque tal vez así se generen las condiciones para serenarse y apoyarse mutuamente, y se sientan más receptivos a la hora de hacer algunas concesiones, aceptar otras y poder vivir en sana convivencia y en pareja.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*