No come ni deja comer

No come ni deja comer

Este es el mal del hombre de hoy. Hombres que te encandilan, te enamoran, se largan, y luego vuelven por goteo… Amor de a poco, amor sediento, pero lo suficiente para dejarte engatusada y darle espacio para que vuelva a desaparecer y vuelvas a aceptarlo nuevamente de regreso.

Antonia se separó hace un año y medio. Ella adora a su ex marido, con quien tiene 4 hijos. Él dijo que estaba confundido, que no sabía lo que quería, que necesitaba espacio para pensar. Y se largó. Pero cada semana le manda uno que otro mensajito de esperanza y cuando la siente lejos, le pega un agarrón y un buen beso. Ahora, si sospecha que ella sale con alguien, entonces la tienta hasta que logra tener sexo con ella. La marca como los gatos a sus casas, como el perro a su árbol. Pero vuelve a irse y nunca toma la decisión de regresar a la casa que juntos construyeron.

Sofía hace lo mismo. Él le dice que la quiere, pero que necesita espacio para pensar si la ama. Y se fue… pero no tan afuera como para que se enfríe el pan ni tan cerca como para que se queme. Total, así la mantiene tranquilita en casa, no lo molesta, y él vive como soltero, pero tiene lo bueno del matrimonio puertas afuera.

Pedro pololeaba con Carola desde el 2012. Iban y venían. Y, típico que en verano él entraba en crisis y se iba de vacaciones solo y ‘supuestamente enojado’. Y ella se sentía culpable y lo esperaba hasta que él decidiera volver. Cuento corto, la relación sigue hasta hoy en día en ese ir y venir terrorífico que la mantiene siempre insegura, siempre como suplicando se quede, como que realmente no vale lo suficiente como para mantenerlo de punto fijo en su corazón.

Pero SE ACABO. Ponle punto final al juego y apréciate. Que ningún tipo te haga sentir que no habrá nadie como él, porque HAY MUCHOS Y MEJORES. Sigue adelante. Corta la relación dañina y AVANZA. Y si quiere estar contigo, que esté pero al 100%. Sino, ábrele la puerta y que siga su camino. Que las indecisiones se las lleve fuera y que tenga los cojones para decidir si quiere o no caminar contigo. Las medias tintas en el amor no sirven. O es contigo o es sin ti… Si no te quieres tú primero, nadie podrá quererte como corresponde.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*