“O el reencuentro”, por @Blue #concurso #turelatoerotico

 Siendo ya el atardecer, caminamos por la playa, nos encontramos con nuestros recuerdos de niños y cuanto nos divertíamos, jugueteamos con nuestros recuerdos una y otra vez. 

Nuestras risas comenzaron a ponerse cada vez más tímidas. Nos dimos cuenta que ya éramos adultos y el lenguaje comenzó a cambiar. 

“¿Y por que no?” pensé, es muy guapo, rico, deseoso, y su olor me encantaba No se que pensaría él ese momento, pero sentía las energías muy inquietas, obviamente mi respiración comenzó a cambiar. 

Quise esquivarlo pensando q era yo la ganosa, solo noté que el tiempo se había detenido y todo el universo se había detenido, solo el sol nos acompañaba dándonos esa luz cálida q mas me provocaba mis pensamientos pecaminosos. Todo esto mientras caminábamos por la arena de la playa en el ocaso  del verano. 

De pronto decidimos  sentarnos, muy juntos, sentíamos nuestras palpitaciones mientras conversábamos y forzosamente cambiábamos de tema, uno tras otro, mientras fumábamos. 

Cuando nos miramos fijamente, todo se estremeció, mi alma se salía de mí, el sol era mi contención, cuando un susurro suyo, me dice, ¿¿porque no?? 

La misma pregunta q yo me había hecho hace un rato atrás, lo miró coquetamente, me encojo de hombros y le digo “me encantas”.

Fue el reinicio de lo que sentíamos, apoyados en la arena comenzó nuestro juego. 

Aires cálidos, verano, sol, uff, toda la electricidad q existe estaba en mi, toda la energía de ser cogida por el, estaba en mi. 

Toda la fuerza y potencia del mar estaba en él. Pero no podíamos exactamente en ese lugar , nos dimos cuenta que no. 

Nos miramos y decidimos trasladarnos  al fondo de la playa,  habían muchas rocas, caminamos decididamente hasta aquel lugar, y comenzó nuevamente nuestro juego, sabroso, excitante, nuestro, único, y explosivo, comenzó nuestro juego al ritmo de las olas, siento sus dedos en mi piel, su calor, su aliento, su olor,  sus ganas, y su virilidad sobre mi, todo se dio, entre las rocas, metió sus dedos en mi vagina húmeda, navegó en ella rosando mi clítoris totalmente excitada. Nuestras toallas fueron cómplices de aquella locura. Fue todo tan intensamente, tan cuidadosamente público, que lo hacia más excitante. Me hizo acabar muchas veces. No quería separarme de el ni un segundo, nuestros besos fueron eternos, y no nos dimos cuenta que el estaba dentro de mí, entregada 100%, sin razón alguna, ni tiempo alguno, solo sucedió, entre arena, mar y sol, nuestros cómplices. 

Más excitada que nunca, sentía el ir y venir de sus movimientos tan sutiles, pero tan seguro a la vez, y fuerte a vez, como el sonido de las olas, seguro será inolvidable este momento, nuestro reencuentro hot, no escatimó lugar, ni tiempo. 

Al terminar nuestra locura, que de seguro vendrán más, nos dimos cuenta que nuestro cómplice sol había desaparecido, un aire muy cálido nos acompañaba frente a las estrellas, y el ocaso se había ido junto a nuestro placer, acabando en silencio para que las estrellas no despertaran sospechas. 

Fue mi momento más loco y excitante y exquisita de mi vida. El invocó ‘muchas locuras en mi vida. Y se llevó  todas esas locuras. 

Lo amé. 

Escrito por @Blue 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *