Pompoarismo: El arte del placer sexual

Pompoarismo: El arte del placer sexual

Esta técnica milenaria descrita en el famoso Kama Sutra, se ha transformado en el último tiempo en todo un boom en Brasil, donde cientos de personas se han maravillado con los resultados de esta práctica, que promete mejorar la calidad del goce sexual, aumentar la sensibilidad, provocar mayores orgasmos e incluso evitar problemas de la salud en la región. Por esta razón, esta técnica ya ha comenzado a sonar en las alcobas de los chilenos.

“Es la punta de un iceberg”, han dicho los especialistas que ya manejan el pompoarismo como parte de terapias de pareja y problemas femeninos en Brasil. Y es que son tantos sus beneficios que hasta los profesionales más conocidos de ese país ya lo toman como parte de sus tratamientos y lo manejan con soltura. El profesor de esta técnica en Curitiba, Carlos Kadosh, ha dicho muy ciertamente que “esta práctica, basada en ejercicios que fortalecen los músculos usados para hacer el amor, tiene su origen en el tantrismo, milenaria filosofía asociada al yoga. El pompoarismo, por lo tanto, presupone una tradición volcada al equilibrio y la iluminación a través del acto sexual”. Por esta razón, esta técnica se ha convertido en una bomba sexual en nuestro país vecino donde incluso existen talleres y cursos en los que se enseña la práctica completa (con utensilios y juguetes sexuales), que además asegura la mantención de la sexualidad por años, sin importar la edad que se tenga. Y ellos tienen miles de casos que los avalan. En Chile, por su parte, recién se susurra su nombre.

¿Y qué significa Pompoar?

Pompoar se refiere a pulsar, es decir, a través de ese movimiento –realizado durante el acto sexual- el hombre siente cómo le aprietan, sueltan, tuercen su órgano sexual; transformando el sexo en un juego amoroso fantástico. Tanto la mujer como el hombre sienten de esta forma un aumento de su libido y logran el orgasmo con mayor facilidad. Esto quiere decir, que una vez que la musculatura vaginal se ve fortificada, mejora la calidad de sus relaciones sexuales.

Pero este término abarca aún más. Tiene que ver con el control de la mujer sobre sus músculos púbicos, los que responden a sus órdenes. De esta manera, la mujer tonifica la pared vaginal, mejorando su desempeño sexual, protegiendo su región pélvica y ayudándola a mejorar después de los partos, el exceso de enfermedades inflamatorias como la vaginitis o por los cambios propios del cuerpo. Y es que pompoar es una técnica de desenvolvimiento de la musculatura vaginal para aumentar el orgasmo femenino o el placer de la pareja.

Ejercicios del placer

Para poner en practica el pompoarismo, es necesario realizar un programa de ejercicios diarios en la casa y que requieren de muy poco tiempo.. De esta manera, transformarás tu capacidad muscular vaginal, aumentando el placer a niveles que pensabas imposible, algo que han descrito algunas mujeres como “ser virgen otra vez”.

Sin embargo, el pompoarismo no sólo entregará mejor disfrute sexual a la mujer y, por ende, a su pareja; sino que además protege la región pélvica contra los problemas que surgen por atrofias musculares, el prolapso uterino, la desagradable incontinencia urinaria, entre otras cosas.

Con todos estos beneficios, se recomienda a todas las mujeres probar por lo menos por algunas semanas la práctica de estos ejercicios, para así poder sentir ellas mismas los cambios tanto en su vida afectiva como en la sicológica.

Algunas prácticas

Si bien el pompoarismo reúne un gran número de ejercicios y metodologías, presentaremos a continuación algunos de los más importantes y básicos.

1.- Ponga los brazos al lado del cuerpo, mantenga los pies paralelos y ligeramente separados. En esa posición, contraiga las nalgas a más no poder. Cuenta hasta diez y descansa.

2.- Siéntese en una cadera y mantenga su columna ligeramente inclinada hacia al frente. Te debes sentir cómoda. Luego inspira contrayendo los músculos de la vagina, como si tuvieras algo dentro de ella. Cuenta hasta 30 y relájate espirando. Repite este ejercicio por 10 minutos.

3.- De pie, contrae y relaja la musculatura de la vagina, como si estuvieras empujando. Haz este ejercicio por 10 minutos.

Para él también

Si bien las personas que mayormente acuden a cursos para aprender esta técnica son las mujeres, lo cierto es que dentro de ella también existen ejercicios para hombres. Por ejemplo,

1.- De pié, con los pies en paralelo y distanciados 20 centímetros uno del otro. Con el pene erecto, contraiga el perineo. Mantenga la contracción por 5 segundos y relaje por el mismo tiempo. Lo importante es que en este tipo de ejercicios jamás eyacule. Para controlar la eyaculación, orine haciendo el ejercicio de interrumpir el flujo. Al mismo tiempo, contraiga el perineo.

2.- Luego, con el pene erecto, coloque una toalla sobre esta parte de su cuerpo y manténgala en equilibrio. Al mismo tiempo, contraiga el perineo. Luego, a medida que pasen los días, vaya aumentando el peso de la toalla, claro que sin exagerar.

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*