Posturas ‘realizables’ para llegar al clímax

Posturas ‘realizables’ para llegar al clímax

Si bien la mayoría de las parejas practica regularmente la del ‘misionero’, no es ésta la más adecuada para que la mujer logre el orgasmo. En cambio, aquellas posturas en las que existe un roce constante del clítoris o en las que es ella la que lleva el control, el disfrute femenino es superior.

Es común que en las camas matrimoniales se usen sólo dos posiciones regularmente para hacer el amor. ¿Costumbre, comodidad, rapidez…? Cada pareja tiene su explicación. El tema es que también en muchos de esos casos, no se ha conversado honestamente acerca del disfrute sexual que cada uno obtiene con esas posturas. Así, la pareja pasa de la posición del ‘misionero’ a la de ella arriba o, a lo más, a la de ‘perrito’. Sin embargo, desconocen que hay algunas que son ideales para que la mujer obtenga mejor y más seguramente un orgasmo, y nos referimos a aquellas de fácil acceso al clítoris.

Estas posturas le entregan la suficiente importancia que merece el clítoris en la respuesta orgásmica femenina, por lo que son aconsejables para aquellas mujeres con dificultades de conseguir el clímax o para aquellas que quieren mejorar y optimizar su respuesta sexual.

¿Cuáles son estas posturas?

Son todas aquellas en las que se tiene ‘libre acceso al clítoris’, como dicen los especialistas, es decir, en las que él o ella, paralelamente a la penetración pueden estimularlo o bien, el roce del movimiento lo estimula por sí solo. Estas son:
*La postura de Walcher: La describe el Dr. Andrés Flores Colombino en uno de sus textos, de la siguiente forma: “La mujer yace de espaldas en la cama o sillón y los pies, apoyados en el piso, con las nalgas apoyadas en el borde, y el varón arrodillado sobre una almohada entre las piernas separadas, permiten la libre manipulación del varón al clítoris, así como la penetración en el momento adecuado. Para este caso, es una postura en que el estimulo clitorídeo después de la penetración es muy cómodo y sin interferencias de cansancio o falta de visión”.
*Sobre la mesa: “Otra postura aun más cómoda para el varón, aunque: no lo es tanto para la mujer, la de la mujer tendida de espaldas sobre una mesa fuerte, con las piernas separadas .y elevadas sobre los hombros de su pareja, que está de pié y con manos libres y total movilidad de piernas y nalgas, en que la penetración y manipulación clitorídeas son fáciles”, escribe Colombino.
*Ella sobre él: Idealmente, con las piernas de él flectadas y la espalda de ella recostada sobre los muslos del hombre. Esta posición permite al varón poder paralelamente estimular el clítoris y, además, provocar el roce entre el pubis masculino y este punto erógeno femenino. “Aquí el orgasmo se desencadena por acción del roce del clítoris contra el pubis del compañero”, dice el Dr. León Roberto Gindin en su libro “La nueva sexualidad de la mujer”.
*De costado: “Ambos miembros de la pareja están de costado, el pecho del varón contra la espalda de la mujer, pues permite la estimulación directa del clítoris por cualquiera de ellos sin descuidar la penetración”, escribe el Dr. Gindin.
*La tijera: “El hombre se ubica contra la espalda de ella para penetrarla del costado. Ella estira una pierna hacia atrás y la enrosca en la cintura de él. Ideal para varones con penes grandes y mujeres flexibles. Hay un buen contacto entre los rostros y el cuello y permite un fácil acceso al clítoris y a los pechos de la mujer”, concluye el experto en su libro.

sexo-na-mesa

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*