Redefinir la vida sexual para ser feliz

Redefinir la vida sexual para ser feliz

Pedro y Carolina tienen 38 y 39 años. Casados y con hijos, se sienten estancados en materia sexual. Tanto, que ya el deseo se ha ido diluyendo y han comenzado a postergar los encuentros íntimos y a llamarlos ‘las tareas’.

Al indagar sobre sus vidas y sus pensamientos, entendí por qué esa sensación de vida sexual lenta y desmotivada. A él no le gustaba que ella (ella… no otras… sólo ella) le hiciera sexo oral, porque eso lo hacían las putas. Y, como él era bien machito para sus cosas, tampoco le hacía sexo oral a ella y menos se tocaban ni rozaban la zona de atrás. ¡Ah! Y ella jamás podía rozarle las tetillas.

Eso le provocaba molestia extrema, porque, remarcaba, era muy hombre para sus cosas. Ella, por su parte, habría querido que él bajara, pero no se lo iba a decir jamás por temor a su reacción. Y cuando les planteé organizar los encuentros entre tantos quehaceres y 3 niños menores de 5 años, ella se opuso y terminantemente porque eso le quitaba ‘romanticismo y espontaneidad’ al sexo. Espontaneidad… un término tan sobrevalorado en sexualidad y tan pero tan escaso en la realidad.

Al tomar distancia y ver todos estos ‘peros’, es claro entender el porqué de su estancamiento. Tenían tantos límites y caminos pre definidos que resultaba demasiado complicado disfrutar el encuentro y relajarse. Porque el buen sexo es precisamente en el que se pierde el control. El orgasmo, por ejemplo, es justamente eso.

Es precisamente en casos como estos en los que las posturas y los juguetes sexuales no son realmente de gran ayuda. Aquí es donde pesa más la conexión con el otro, que es justamente lo que no se ha liberado… porque no tienen libertad dentro de su relación.

¿Qué hacer si te sientes que necesitas redefinir tu relación entorno al sexo? Olvidarse del guion, darse más besos, lanzarse al placer del sexo oral, disminuir la cantidad de encuentros que terminan en penetración y regalarse encuentros únicamente de caricias y estimulación amorosa.

Si no buscas el ‘éxito’ no existe modo de que fracases. Sólo diviértete. Sé libre para crear, en vez de ser esclavo de un modelo cultural acerca del sexo y de cómo se supone debemos hacerlo para triunfar en la cama.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*