Relato erótico: Los inolvidables besos de Emily y Pamela

2ef1bb37661dd449d4c21514396360af

En innumerables oportunidades, Tomás le había sugerido a Pamela que hicieran un trío. Ella, reticente, se limitaba a sonreír y seguir el juego en la conversación, pero por dentro de le apretaban las tripas pensar en sólo verlo con alguien más. Y, ¿qué le haría ella a esa tercera? Ni idea, pensaba para si misma. Nunca se había sentido atraída por una mujer, aunque sabía que era el total gusto de algunas de ellas.

Pero esa noche fue diferente…

Había quedado en reunirse con sus amigas de trabajo en ese bar que acababan de inaugurar en Providencia. Le habían hablado maravillas de los mojitos que ahí servían, y Pamela era una enamorada de esta bebida.

Llegó al lugar tal y como había ido a la oficina. Pantalones negros ajustados y una diminuta camiseta de lycra del mismo color. Si bien luchaba con algunos kilos de sobrepeso, lo cierto es que era tan ‘bien hechita’ que solo a ella le incomodaban. Tenía ese encanto de la mujer sobre 40 años, pero que mantiene el sex appeal de los 30.

Se tomó el cabello castaño ondulado en una cola desordenada y pintó sus labios de rojo. Tenía el rostro cansado pero con el bronceado del verano que se retiraba, se veía espléndida.

Se sentó junto a sus compañeros y bebieron por muchas horas. Al sentirse un poco mareada, prefirió subir al baño a refrescarse y recomponer el cuerpo.

-“Hola”, le dice una rubia de cabello corto en el mismo baño.

-“Hola”, responde tímida Pamela.

Se miraron fijamente y ambas bajaron la vista avergonzadas y pudorosas. Y rieron.

Era evidente la tensión sexual que entre ellas se había producido desde el primer minuto. Y después de hablar de maquillaje, de si les había gustado el bar y del calor de la noche… decidieron sentarse en la escalera a conversar.

Pamela no sabe cuánto tiempo pasó. Quizás horas. Quizás sólo minutos… Pero estar con Emily le resultaba tan exquisitamente cómodo y excitante, que no quería moverse de ahí.

-“Me muero por besarte”, le dice Emily a menos de un metro de distancia y con los ojos clavados en sus labios.

Pamela siente que el corazón se va a detener y no sabe qué responder.

-“Vamos al baño. Acompáñame”, vuelve a decirle a Pamela.

Es cuando la toma de la mano y la lleva al baño. Ahí, encerradas en un cubículo y creyendo que nadie más las veía, se acercaron una a la otra, sintiendo ese calor que evapora el cuerpo cuando la temperatura es caliente afuera y adentro…

Emily tenía esos labios gordos y suaves, que justo al medio casi se les hace una línea de lo perfectos. Los ojos marrones clavados en Pamela, no la dejaban respirar y siente que todo se paraliza cuando esos labios se posan en ella y le roban su primer beso.

La lengua dibuja la boca y acaricia suave, casi provocándole cosquillas en sus comisuras, para luego bajar hacia su cuello y sus orejas. Le provoca una sonrisa y luego le eriza la piel…

Uno, dos, cuatro, veinte besos… ella no se detiene y Pamela ya comienza a correspondérselos… Están abrazadas. Se sienten los latidos fuertes y el gemido de esa calentura sorpresiva pero tan intensa. La mano de Emily se abre espacio entre las piernas de Pamela y le pega el primer agarrón púbico, frotándole una y otra vez. Pame sueña con desvestirse en ese minuto. No quiere tener más esos pantalones entre su mano y ella. Y decide hacer lo que siente y le mete la mano en el escote de Emi para ayudar a escapar su pecho turgente y regocijante. La lengua se hace agua y corre tras su pezón grande, rosa oscuro, que se erecta al mínimo tacto de su boca.

Sienten que entra gente al baño, pero no importa. Ya nada importa…

Las manos se marean entre tantos caminos y la humedad se hace sentir. Entra un dedo y el sonido de lo caliente las hace sonreír. Ambas saben que están al límite.

Pamela sabe que podría decirle que se fueran juntas a casa. Sería la instancia de cumplir la fantasía de Tomás… Pero, lo cierto es que no la quiere compartir.

La noche es larga…

 

Por Karen Uribarri.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
About

@KarenUribarri Karen Uribarri, sexblogger, periodista especializada en sexualidad, además de columnista y videobloguera con presencia en importantes medios de comunicación de Chile.

3 Comments

  • Francisco Palomino Marzo 20, 2018 at 11:45 pm Reply

    Muy buen relato, exitante mejor dicho ????, te felicito.

    • La Karen Marzo 21, 2018 at 12:00 pm Reply

      Muchas gracias Francisco 🙂

  • Nicolette Plaza Marzo 22, 2018 at 2:16 pm Reply

    Me encanta!

Leave a Comment