¿Sólo quiere acostarse contigo?

¿Sólo quiere acostarse contigo?

BzbCOTpCEAAkfPb

¿Estás cansada de los hombres  que sólo te buscan para tener sexo?, ¿quieres un compromiso pero nadie te lo propone?, ¿estás rodeada de hombres pero no quieren algo serio? Bueno, lee esta nota y averigua qué es lo que está pasando en tu vida.

“Tengo 27 años y hace más de 4 que no logro tener una relación formal. Salgo mucho con mis amigas y confieso que soy atractiva. Pero aunque esas noches se me acercan bastantes hombres, ninguno de ellos quieres estar conmigo más de un par de salidas o, incluso, más de una noche. Hacen todo lo posible para que nos acostemos y si lo logran o no, no importa; porque igual no vuelven a llamar. Creo que ellos sólo quieren acostarse conmigo y no sé por qué”, nos dice entristecida Natalia, como buscando una solución a su problema. Y sí, a primera vista resulta muy llamativa. Es alta, curvilínea, castaña de grandes ojos verdes y boca carnosa. Si sus pares la evaluaran tal vez dirían que ella es el prototipo de la mujer para pasarla bien, pero no para casarse. Pero si ahondamos en su vida, no habría razón para ello. Es buena dueña de casa, de valores, profesional exitosa e independiente y fiel cuando se compromete. Quiere tener hijos, quiere casarse y quiere formar una familia, igual que cualquier otra chilena. Entonces, ¿dónde está su problema?

“Relación de sex mates”

“La cuestión no es tan simple de que sólo nos guste ella para el sexo. Son varios factores los que llevan a eso. Primero, la seriedad que queramos imprimir en la relación, es decir, si no andamos buscando pareja estable, sino una compañera para salir charlar, u otras cosas. Si los puntos anteriores se dan: Buena conversa, salidas entretenidas y buen sexo, en mi caso no necesito más. Claro que a veces se corre el riesgo de que alguno de los dos se involucre más. Pero, si uno no la ve con otros ojos, sino que está conforme con aquella relación de sex mates, o sea compañero de sexo, uno deja los sentimientos de lado y sólo se concentra en lo físico, que, ojo, no es que importe mucho. La belleza en estos caso queda relegada a un segundo plano, o mejor dicho a un plano que llene las expectativas de una real pareja, con todo lo que involucra aquello, es decir, fidelidad, compañerismo, amistad y confianza”, afirma Mauricio, de 33 años. En definitiva, todo depende del momento que vive el hombre con el que una se topa. Es decir, si él no tiene intención alguna de concretizar una relación y sólo quiere pasarla bien, está en su justo derecho y debe hacértelo saber. Ahora, si tú también quieres jugar ese juego, bienvenido sea, pero no involucres sentimientos, porque estarías jugando contra las reglas.

lo-que-quiere-el-hombre-y-la-mujer

“Muchas veces es una cosa 100% hormonal”

Hernán opina de manera similar a nuestro anterior entrevistado, pero además recuerda que hombres y mujeres funcionamos con distintas lógicas, por lo que no debemos esperar a que actúen como nosotras queremos. “Es porque para nosotros el sexo puede ir por un camino separado de las emociones, entonces no es difícil que uno pueda ver a una mujer como algo atractivo para tener sexo pero no para otras cosas. De hecho, muchas veces ocurre que uno empieza una relación con una mujer por sexo y se va enamorando después. Uno parte fijándose en lo físico, y le atrae el cuerpo, la cara, el pelo, como se mueve, como habla. Muchas veces es una cosa 100% hormonal, e incluso a uno puede atraerle sexualmente una mujer que no es necesariamente bonita. Aunque existe la tendencia a sentir que las mujeres extremadamente agresivas en lo sexual son sólo para el sexo, no creo que uno esté condicionado por conductas de ellas”, afirma.

¿Estarás actuando mal?

Tal vez, como dice nuestro último entrevistado, eres extremadamente agresiva, lo que distorsiona la lectura de tu comportamiento. Entonces, debes analizar tu comportamiento en general y aprender a potenciar tu atracción a los hombres, sin dejar que con ello no vean más allá de ti. Además, es importante que tú también aprendas a discriminar y no atraigas a cualquiera. Para ello, una amiga puede ser de gran ayuda. Pídele que te cuente cuando estás siendo indiscriminadamente seductora y envíes señales erradas en vez de decir sólo ‘atiéndeme’.

Una vez encontradas esas conductas, trabaja en ellas para suavizarlas y déjalas sólo para quien realmente te gusta. Lo mismo con tu manera de vestir, que en vez de ser provocadora sea seductora, que claramente no es lo mismo.

Tu misma sabrás cuando estás actuando de más con un hombre que no te interesa y repliega la conducta, para que no crea que lo seduces sin querer. Y si quieres resultados aún mayores, posterga un poco el encuentro sexual. No decimos que eso te garantice un compromiso, pero al menos te hará estar segura del paso que darás con esa persona que recién conoces. Si él realmente quiere estar contigo, te esperará.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta

*